Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Messi se viste en Tarragona

Los 'cracks' del fútbol español hacen sus compras en la tienda 'on-line' de Blue Denim

Núria Riu

Whatsapp
Fernando Gutiérrez padre e hijo en la tienda Blue Denim de la calle Pere Martell.  Foto: Pere Ferré

Fernando Gutiérrez padre e hijo en la tienda Blue Denim de la calle Pere Martell. Foto: Pere Ferré

Neymar, Messi, Suárez, Iniesta, Kiko Casilla... Son algunos de los cracks de la liga que suman balones y botas de oro, además de ligas y champions por un tubo. Pero más allá de los trofeos que han levantado, todos ellos comparten tienda de ropa. Y esta se encuentra en Tarragona.

Ubicada en la calle Pere Martell se ha convertido en lugar de peregrinación de los deportistas de elite. Y aunque los supercracks como el de Rosario se decantan por el ‘on-line’, no es nada extraño que los clientes de Blue Denim se encuentren con alguna figura.

Esta semana Blue Denim fue uno de los establecimientos distinguidos en los primeros premios Fòrum Comerç del Ayuntamiento de Tarragona. Y es que, el hecho de vestir a la flor y nata del fútbol no es casual.

Fernando Gutiérrez padre entró en el mundo de la moda hace 35 años. Comenzó con una tienda en la calle Sant Francesc en la que podían encontrarse algunos de los mejores diseñadores españoles. «Era una tienda que marcó. Generó mucho movimiento de moda y sastrería», explica.

Diez años más tarde, Gutiérrez salió del negocio y se estableció por su propia cuenta. Y aunque afirma que le hubiera gustado un local en primera línea, tuvo que irse a la Part Baixa para poder iniciar su proyecto.

Blue Denim marcó estilo desde el primer momento. «Era ropa casual, más tejanera. Paralela a la música que hace 25 años se escuchaba», describe Fernando Gutiérrez.

Moda de firmas conocidas en la que también empezó a ganarse la vida Fernando Gutiérrez hijo hace quince años. Y su entrada en la empresa no ha pasado desapercibida. Mientras doblaba prendas de Replay y Fred Perry empezó a llamarle la atención el mundo de las redes sociales. Y aquí ha encontrado el escaparate que rompe todos los muros.

«Empecé con los jugadores del Nàstic dándoles a conocer la ropa que teníamos. Y, sobre todo, informándome y avanzándome para mejorar constantemente», defiende el hijo. Instagram y Facebook son las herramientas en el día a día. De aquí surgió la tienda ‘on-line’ y unas prendas que, cada vez más, se adecuaban a la excéntrica moda que pueden lucir estos deportistas.

Abrigos sin manga de aspecto destroyer, jerséis larguísimos hasta las rodillas, camisetas- vestido y los tejanos elásticos, rotos y de pitillo son algunas de las piezas estrella. Unas prendas que cautivaron primero a los jugadores de equipos como el Nàstic y el Reus, y que muy pronto no tardaron en conocer sus compañeros de Primera División.

La primera llamada llegó desde Sevilla. La mujer del portero Javi Varas quería saber si desde Tarragona salían paquetes para el sur de España. Y así llegó la primera venta desde la categoría superior.

Hasta que llegan los movimientos en los mercados de invierno. Con la temporada nueva, hay cambios de cromos, y poco a poco los que antes jugaban en Madrid o Barcelona se marchan a clubs de Grecia, Italia o Alemania, y los pedidos empiezan a llegar también de estos países.

Fernando Gutiérrez asegura que el secreto está en «no bajar la guardia e informarse constantemente». Unas tendencias que evolucionan a diario y que comparten espacio con aquellas prendas de marca que empezó vendiendo el padre y han ido evolucionando a lo largo de este cuarto de siglo.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También