Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Miedo a que la derecha se ‘adueñe’ de los toros

Del ruedo al escaño, los fichajes de Abellán, Vega y Serafín por parte de PP y Vox pueden adulterar la imagen de la tauromaquia

Diari de Tarragona

Whatsapp
El presidente del PP, Pablo Casado, posa junto a Adolfo Suárez Illana, el torero Miguel Abellán y el diputado José Ignacio Echániz. FOTO: efe

El presidente del PP, Pablo Casado, posa junto a Adolfo Suárez Illana, el torero Miguel Abellán y el diputado José Ignacio Echániz. FOTO: efe

El salto a la política de los toreros Miguel Abellán, Salvador Vega y Serafín Marín, entre otros, de la mano del PP y de Vox ha dividido al toreo, con opiniones que van desde el respeto a la aprobación, pasando por el miedo que con ello se pueda considerar la tauromaquia un mundo exclusivo de la derecha.

El ministro de Cultura, José Guirao, era tajante en este aspecto, al asegurar en una entrevista con Efe que «meter la tauromaquia en la polémica política no le va bien a los toros». «Creo que reducirlo a un ámbito ideológico, sea el que sea, no es nada positivo. Los toros son una tradición y como tal tiene amantes y detractores en todo el espectro ideológico, es decir hay gente de derechas que no le gustan, hay gente de izquierda a la que le gusta, y viceversa. Entonces yo creo que intentar hacerlo punta de lanza de un sector determinado no me parece bueno para los toros», confesaba.

En este mismo sentido se posiciona la torera Cristina Sánchez, que ve con «preocupación» que esta nueva corriente pueda adulterar la imagen de la tauromaquia, pues, a su juicio, «puede resultar peligroso que cierto sector de la política pretenda adueñarse del mundo del toro, sobre todo en los tiempos que corren», señala a Efe la matadora madrileña.

«Puede resultar peligroso que cierto sector de la política pretenda adueñarse del mundo del toro, sobre todo en los tiempos que corren»
Cristina Sánchez

«Pienso que cualquier persona es libre de dedicarse a lo que quiera pero lo que sí me preocupa es que se pueda llegar a pensar que el toreo es más afín a determinadas ideologías que a otras, cuando la tauromaquia no es ni de izquierdas ni de derechas: es del pueblo como movimiento cultural que es», añade.

Su inquietud nace al ver cómo todos los diestros que han dado el salto a la política lo han hecho de la mano de partidos de la derecha como el Partido Popular o el ultraderechista Vox, cuyo líder Santiago Abascal, se ha dejado ver por numerosas plazas y actos públicos acompañado por su amigo Morante de la Puebla.

Un mundo plural
«Quizás ha sido así porque son los que más cariño han demostrado hacia el mundo del toro», replica en declaraciones a Efe el ganadero y presidente de la Fundación del Toro de Lidia (FTL), Victorino Martín, aunque matiza que ello «no significa que el mundo del toro sea ni mucho menos exclusivo de derechas».

«También hay jueces de izquierdas en el poder como Fernando Grande-Marlaska o la propia Manuela Carmena, y no por eso vamos a decir que todo el poder judicial sea de izquierdas. No se puede generalizar, apostilla Victorino.

Más aséptica es la opinión de Carlos Núñez, presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, quien achaca esta nueva tendencia al «fenómeno generalizado en el que gran parte de la sociedad civil está implicándose en la política»

La opinión menos negativa proviene del jefe de la sección taurina del diario El País, Antonio Lorca, quien, a pesar de parecerle «muy bien» que se politicen los toros «si por ello consigue que el gobierno de turno se de cuenta que los toros también existen», también matiza que esto no significa que los aficionados «deban sentirse representados únicamente por una u otra formación». «Cada cual tiene su alma política en el trasfondo de su armario independientemente de su afición», concluye.

La cantera de Vox
Abellán, Vega y Marín son los casos más mediáticos, pero no los únicos, pues hay otros profesionales taurinos con menos renombre que también han cambiado el ruedo por la política, y todos ellos en las listas de Vox. Los banderilleros Pablo Ciprés, candidato de Vox al Congreso por Huesca; José María Tejero, hermano del actor Fernando Tejero, que también va en las listas autonómicas de Vox en Córdoba; o el novillero Daniel Ollora, el Dani, que encabeza la lista de Vox al Senado por Álava.

Precisamente en Córdoba ya había un matador que ejerce como concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento, José Luis Moreno, sin olvidar a Raquel Sanz, la viuda de Víctor Barrio, que si bien ya llevaba tiempo en la política, ha sido elegida ahora para ir de número 2 en la lista de los populares por Segovia.

Pero lo que ahora se considera una moda, quizás no lo sea tanto, pues cabe recordar que Gregorio Sánchez fue en los 80 concejal del PSOE en el ayuntamiento de Talavera de la Reina (Toledo); o Domingo Dominguín, hermano mayor de Luis Miguel, ayudó a financiar en sus inicios al Partido Comunista.

Y más lejos aún en el tiempo, a principios de siglo XX, el histórico Luis Mazzantini llegó a ser gobernador civil en Guadalajara, el mismo cargo que desempeñaría también en Huelva Joaquín Miranda, banderillero de Juan Belmonte, al finalizar la Guerra Civil.

Temas

Comentarios