Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Nos tenéis que hacer libres con vuestros votos"

Crónica (ERC). La plaza de Mossèn Joan Batalla de Cambrils se quedó pequeña para escuchar a Junqueras y Romeva, visiblemente emocionados

Cristina Sierra

Whatsapp
Un momento de la videoconferencia Oriol Junqueras y Raül Romeva en la plaza Mossèn Joan Batalla de Cambrils. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Un momento de la videoconferencia Oriol Junqueras y Raül Romeva en la plaza Mossèn Joan Batalla de Cambrils. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Centenares de cambrilenses vivieron ayer un mitin excepcional en el puerto. Es normal que en plena campaña electoral las plazas y rincones más emblemáticos del municipio se conviertan en el escenario principal para acoger las puestas en escena de los partidos que intentan ganar los comicios. Presidentes, consellers, diputados, senadores… Los vecinos han podido ver de cerca y escuchar a aquellos políticos que llenan cada día páginas de diarios y minutos de televisión pero hasta ayer nunca se habían visto a dos de estos representantes desde la cárcel.

Oriol Junqueras y Raül Romeva participaron vía videoconferencia desde Soto del Real en el acto de Esquerra Republicana en la plaza Mossèn Joan Batalla. Para el exvicepresidente de la Generalitat era su segunda intervención pública desde la prisión, mientras que para el exconseller de Exteriors era su primer contacto con la gente de la calle. Una aparición agridulce para los presentes, que no pudieron ocultar su emoción mientras aplaudían enérgicamente y gritaban «Llibertat, llibertat» cuando los políticos aparecieron en escena. 

Ambos iban vestidos exactamente igual, con camisa blanca con los primeros botones desabrochados y una americana negra- a Raül le quedaba un pelín grande, y con unas sonrisas de oreja a oreja con las que intentaban transmitir alegría y serenidad mientras están encarcelados. Una imagen que quedó grabada en la retina de los asistentes y en muchos teléfonos móviles.  

El primero en hablar fue Junqueras, que derrochó optimismo nada más abrir la boca, primero haciendo bromas con las diferencias de belleza entre su compañero y él, y posteriormente para pedir a la gente que vaya a votar. «Hay que ganar, ganar y ganar. Dejaros la piel. Pensad que a nosotros nos gustaría dejarnos la piel pero no podemos y lo tenéis  que hacer por nosotros y por la gente que os quiere», manifestó. Acto seguido Romeva tomaba el relevo para intervenir para preguntar a los asistentes si estaban contentos y animados antes de introducir su discurso que se cortó unos minutos por problemas técnicos. Mientras, el público volvió a gritar «llibertat» y segundos después aparecieron nuevamente en pantalla y en una esquina de esta, la imagen de la plaza abarrotada de gente que los políticos pudieron ver. 

De nuevo el cabeza de lista al Senado tomaba la palabra para iniciar su mitin con indirectas a Junts per Catalunya. «Es cierto que vamos a un ritmo –hacia la independencia- más lento de lo que querríamos, pero nunca, nunca, nunca nos rendiremos. Aquellos que apuntan que cejaremos en nuestro empeño, o que ya hemos tirado la toalla, mienten. Y se lo demostraremos con determinación el 28-A», aseguró. 
El número uno de ERC en las elecciones generales, al que se le notaba especialmente cuánto echa de menos el contacto con la gente y participar en un mitin electoral, recogió el relevo para pronunciar un discurso pacifista con un mensaje contundente. «Somos el proyecto que viene de más lejos, con 88 años de compromiso con la república y la independencia (…) Aquellos que nos mantienen en la cárcel sabiendo que somos inocentes que se avergüencen y la mejor manera para conseguirlo es que nosotros nos expliquemos. Vuestros votos nos deben hacer libres. Que las urnas se llenen de justicia y esperanza», sentenció.

Casi veinte minutos de una conexión sin precedentes que finalizó con Junqueras y Romeva, visiblemente emocionados, dando las gracias con el público en pie. Como curiosidad, entre los asistentes también se encontraban turistas que estaban pasando la Semana Santa en el municipio y que se encontraron el acto por casualidad. «Lo que están viviendo estos políticos es muy injusto, deberían estar en la calle. Por lo menos les han dado voz desde la cárcel», dijo Sara Axpe, de Donosti.

El mitin de ERC contó con la presencia de Pere Aragonès, Joan Josep Nuet, Jordi Salvador, Laura Castel y Camí Mendoza -alcaldesa de Cambrils y candidata del partido a las elecciones del 26-M-.También entre el público estaba Elisenda Alamany, exportavoz de los comunes en el Parlament y número dos de ERC a la alcaldía de Barcelona. Pero quien hizo las delicias de los asistentes fue Gabriel Rufián, que regaló varios zascas. «Quiero decirle a ‘Ibex Arrimadas’ que su partido, Ciudadanos, no representa a los inmigrantes andaluces y extremeños que llegaron aquí hace algunas décadas, sino a los señoritos que los echaron a patadas de sus tierras de origen», aseguró mientras una pareja intentó sin éxito boicotearlo desde el balcón de su piso. 

Temas

Comentarios

Lea También