Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Port de Tarragona: Papel de Brasil para fábricas suecas

El Port de Tarragona es punto de abastecimiento para industrias de papel tisú como la de SCA en Puigpelat o Gomà-Camps en La Riba

Rafael Servent

Whatsapp
La pasta de papel se guarda a cubierto de las inclemencias meteorológicas. Foto: Lluís Milián

La pasta de papel se guarda a cubierto de las inclemencias meteorológicas. Foto: Lluís Milián

A las ocho de la mañana, las dos grúas pórtico del ‘Saga Journey’, el carguero procedente de Brasil atracado en el Moll de Cantàbria del Port de Tarragona, empiezan a dejar sobre el muelle los fardos de pasta de papel que han traído desde San Luis, al norte de Brasil. Se trata de uno de los dos barcos que cada mes llegan hasta el Port de Tarragona cargados con pasta de papel procedente del Amazonas, destinada principalmente a la elaboración de papel tisú, en fábricas como la de la sueca SCA en Puigpelat o la de Gomà-Camps en La Riba. Pasta de papel amazónica para fábricas suecas en el Alt Camp.

Cruzar el Atlántico para adentrarse en el Mediterráneo y llegar hasta Tarragona (el primer puerto europeo que tocan estos barcos después de abandonar el continente americano) toma entre 12 y 13 días de navegación. El ‘Saga Journey’ llega cargado con 40.000 toneladas de pasta de papel, de las que unas 12.000 toneladas se quedarán en Tarragona, para su consumo en las fábricas de papel tisú de su hinterland o zona de influencia. El resto navegarán con el ‘Saga Journey’ hasta el puerto italiano de Livorno. A diferencia del Estado español, Italia apenas tiene producción propia de pasta de papel para la elaboración de papel tisú, con lo cual la importación es su fuente principal de aprovisionamiento de materia prima. Y Tarragona es la primera parada en ruta.

De la consignación del buque, del despacho, de la aduana, de la estiba y del transporte del producto hasta la fábrica de papel tisú se encarga Euroports, una empresa logística que presta servicios integrados y que no subcontrata nada. Hoy están volcados en la descarga del ‘Saga Journey’. Hasta 50 personas están implicadas en la operativa de descarga. Han empezando poniéndose al mando de las dos grúas pórtico que trae el barco, y que manejan trabajadores de Euroports en coordinación con los compañeros que mueven las carretillas elevadoras en el muelle. Su ritmo de descarga es de una 500 toneladas de pasta de papel por hora. Han empezado a las ocho de la mañana. Calculan que sobre las cuatro de la tarde habrán terminado.

A cubierto de la lluvia

Los fardos con la pasta de papel se almacenan con cuidado en unos hangares a pie de muelle, utilizados en exclusiva por Euroports, para preservar la mercancía de las inclemencias climáticas y de cualquier partícula en suspensión que pudiera afectar su calidad. En el Moll de Cantàbria cuentan con un espacio de almacenamiento de 58.000 metros cuadrados, de los que 24.000 metros cuadrados son cubiertos, destinados por entero a la pasta de papel y a las bobinas de papel, otro tipo de carga que también manejan en esta empresa.

En esta terminal se apilan hoy unas 58.000 toneladas de pasta de papel, aunque su capacidad instantánea de almacenaje está en las 90.000 toneladas (es decir, todo el papel que son capaces de almacenar en sus instalaciones del Moll de Cantàbria), que este año esperan incrementar en un 5%.

Junto al papel (en pasta y bobinas), Euroports opera con productos energéticos y productos agroalimentarios (en esencia, cereales a granel), de los que mueven unas 700.000 toneladas al año. La pasta de papel, separada de los otros tráficos en el Moll de Cantàbria, fue un proyecto de tráfico gestado en 2011 con la construcción de una terminal específicamente orientada para este propósito, aunque Euroports ya trabajaba con ella a menor escala en el Port de Tarragona. Fruto de su apuesta por este tráfico, en esta empresa pasaron de unas 100.000 toneladas de pasta de papel al año en 2010 a las 450.000 toneladas con que cerraron el pasado 2015.

Con sede en Amsterdam (Holanda) y presencia en ocho países, el único puerto del Estado español donde opera Euroports es el de Tarragona, donde cuentan con una plantilla de 61 personas y dan servicio al hinterland de este puerto, con un área de influencia que abarca la demarcación de Tarragona, pero también el conjunto de Catalunya, la Comunidad Valenciana y el corredor del Ebro. Pese a que los productos energéticos, con un 60% de su movimiento anual, representan todavía un 60% de los tráficos de esta empresa en el Port de Tarragona, seguidos por los tráficos agroalimentarios (entre un 28% y un 30%), la pasta de papel se ha hecho ya un hueco importante, con entre un 10% y un 12% de su volumen anual. Y sigue creciendo.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También