Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Salou debe reinventarse"

La familia Farriol, vinculada al sector turístico desde los sesenta, cree que para ser un destino de primer nivel hay que actuar como tal y que toca reposicionarse y apostar por la calidad

Núria Pérez

Whatsapp
Jordi y Eduard Farriol junto a la entrada del hotel Belvedere, que dio origen a la cadena Ohtels. foto. Pere ferré

Jordi y Eduard Farriol junto a la entrada del hotel Belvedere, que dio origen a la cadena Ohtels. foto. Pere ferré

Jordi Farriol ha vivido las diferentes etapas del boom turístico español y de la Costa Daurada. Sólo hace falta hojear las páginas de los diferentes álbums que conserva u observar uno de los cuadros que tienen en la sede central de Ohtels en la plaza Europa donde aparecen las primeras oficinas que tuvo el empresario turístico y apenas habían edificios en el paseo marítimo de Salou para comprobarlo.

Farriol asegura que en los setenta, más que hoteles en Salou lo que se levantaron fueron edificios de apartamentos. Él llegó a gestionar 4.000 distribuidos en diferentes complejos impulsados por Salou Mediterráneo, cuyos promotores eran en su mayoría empleados o directivos del Banco Ibérico (absorbido por el Banco Central en 1977).

Salou estaba de moda y el impulsor de Ohtels todavía recuerda como si fuera hoy que fueron a Zaragoza a vender 280 apartamentos y que en un sólo día vendieron 140. «Eran otros tiempos», asegura el empresario turístico, para añadir a continuación que «si trabajabas bien te ganabas muy bien la vida».

Escogieron nombres de ciudades mediterráneas para los diferentes bloques:Rodas, Chipre, Malta, Malvinas, Sicilia, Capri, Formentor, ...

Los socios de Salou Mediterráneo se dedicaban a la construcción y promoción y Jordi Farriol creó la sociedad DYAL para ofrecer a sus propietarios la administración de fincas y el alquiler de sus apartamentos las semanas o meses que sus propietarios no los disfrutasen y otras empresas auxiliares de lavandería industrial y otros servicios.

Además de maños, madrileños, alemanes y franceses eran sus principales clientes en esa época. Según él, los propietarios de muchos de esos apartamentos eran gente de nivel tanto económico como cultural y recuerda que la reina Sofía se alojó en los apartamentos Novelty.

Temporadas cortas

Según Jordi Farriol, que fue el segundo presidente de la Associació Hotelera, concejal de turismo de Salou -Vila-seca y vocal de la Agrupación Hotelera de las Zonas Turísticas de España (Zontur), la temporada entonces duraba muy poco. Empezaba a finales de junio con el inicio de las vacaciones escolares y acababa a finales de agosto.

Tanto él como su hijo consideran que en eso PortAventura ha marcado un antes y un después en el sector pero que para seguir desestacionalizando tiene que haber producto y en Salou en temporada baja no lo hay.

Ferrari Land, buena noticia

Para Eduard Farriol, presidente hasta hace un par de meses de la Associació Hotelera Cambrils-Salou-La Pineda, la próxima apertura de Ferrari Land es una buena noticia en ese sentido porque es una de las marcas más conocidas del mundo. Pero en paralelo, Salou debe hacer los deberes.

El sector turístico considera que hace tiempo que los está haciendo. Prueba de ello son los más de 65 millones de euros invertidos en los últimos dos años por los 86 hoteles de la Associació Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda, en su mayoría para aumentar la categoría de sus establecimientos o mejorar sus instalaciones.

Por eso consideran que ahora es el turno del sector público y, en particular del Ayuntamiento de Salou.

Reconversión total

Las actuaciones que creen necesarias son diversas: desde la mejora del asfaltado de calles y aceras a incentivos para que se instalen en el municipio establecimientos comerciales y de restauración de primer nivel que puedan atraer clientes de alto poder adquisitivo a una oferta cultural o musical de referencia como está logrando la vecina Cambrils con su Festival Internacional de Música.

Para ellos, las Nits Daurades no lo son y hablan de una reconversión total, una reinvención, un reposicionamiento, más que de pequeñas actuaciones de mejora.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También