Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Seis horas de terror en el peor ataque en Túnez desde 2002

Whatsapp

La tragedia se gestó a primera hora de la mañana de ayer cuando tres supuestos yihadistas vestidos con uniformes militares intentaron asaltar la sede del Parlamento de Túnez. En el momento del intento de asalto al Parlamento, había varias comisiones parlamentarias reunidas, en concreto la de Justicia, con el titular del Ministerio a la cabeza.

Tras un tiroteo con las fuerzas de seguridad que protegen el Parlamento, en el que los terroristas fueron repelidos, estos se refugiaron en el vecino Museo del Bardo, donde tomaron como rehenes a los turistas que por centenares se encontraban de visita en el recinto, que alberga valiosas obras de arte del pasado romano, especialmente los famosos mosaicos. «A las once y pico hemos recibido la noticia de un ataque terrorista que habían intentado asaltar el parlamento de la República de Túnez. La guardia sospechó al ver que el armamento no era el reglamentario, hubo un intercambio de disparos y -los atacantes- se refugiaron en el Museo del Bardo», relató el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo.

Al parecer, momentos antes del ataque, un joven de unos 22 años y vestido a la manera occidental había abierto fuego contra un grupo de unos 40 turistas que se disponían a entrar en el Museo del Bardo. Un fotógrafo que se encontraba en el jardín del museo habló de un primer ataque a un autobús turístico, y dijo que al menos cuatro hombres armados corrieron por los jardines, donde se refugiaron tras no haber podido penetrar en los edificios del Parlamento. Después entraron en el museo, donde perpetraron la masacre y tomaron rehenes. La misma fuente añadió que presenció cómo, tras seis horas, los terroristas eran abatidos finalmente en una operación policial.

Entre los muertos, además del matrimonio de jubilados de Barcelona, hay dos ciudadanos colombianos, y un brasileño. También se confimó la muerte de tres italianos, y las autoridades tunecinas informaron de que entre los fallecidos hay ciudadanos de Polonia, Alemania, Japón y sudáfrica. Además, dos tunecinos, un policía y una empleada de la limpieza del Museo del Bardo, murieron en la operación lanzada para poner fin al secuestro. Hay también 42 heridos.

Túnez ha sido escenario en las últimas semanas de un repunte de la actividad yihadista en la región de Kasserine, en la frontera oeste con Argelia, zona montañosa donde se atrincheran radicales provenientes de todos los países del Sahel, vinculados con la Organización Al Qaida en el Magreb, Ansar al Saharia y el Estado Islámico (EI). Desde que hace un mes se formara el primer gobierno posterior a la transición iniciada con la primavera árabe, las fuerzas tunecinas han detenido a decenas de supuestos yihadistas y han expresado el temor a un atentado que destruya el turismo, sobre el que se basa gran parte de su futuro económico.

Temas

  • INTERNACIONAL

Comentarios

Lea También