Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Teresa Romero: "Supliqué ayuda para morir"

La auxiliar de enfermería rememora su lucha contra el ébola en un artículo publicado en una revista especializada

Agencias

Whatsapp
La auxiliar de enfermería Teresa Romero, fotografiada el 5 de noviembre de 2014, cuando fue dada de alta tras superar la infección. Alvarado/Efe

La auxiliar de enfermería Teresa Romero, fotografiada el 5 de noviembre de 2014, cuando fue dada de alta tras superar la infección. Alvarado/Efe

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería que sobrevivió al virus del ébola, rememora los momentos más duros de la enfermedad en un artículo publicado en la revista ‘Enfermería Clínica’, donde se planteó incluso la muerte. «Mis pulmones estaban empezando a fallar, sentía que me ahogaba y me costaba respirar, era una situación de agonía. Entraron dos compañeros para aumentar el caudal de oxígeno. Les miré y les supliqué que me ayudaran a morir», explica en el artículo escrito por Alicia Cerón, Rafael Jiménez y Ana María Gómez-Campos, de la Unidad de Aislamiento de alto nivel del Hospital Universitario La Paz-Carlos III de Madrid.

La auxiliar de enfermería superó el virus tras 16 días en una habitación de aislamiento.

En el artículo recuerda lo cerca que se sintió de un fatal desenlace: «Sentía que la muerte me acechaba, un ente apoyado en mi hombro me esperaba tranquilo. Algo que no se puede explicar con palabras. Todavía hoy en día no sé cómo pude salir de ahí». Desde que comienza el escrito, Romero, no tiene más que palabras de agradecimiento para los compañeros que la atendieron. «Te recuerdo bien, me atrevo hasta a ponerte una cara de mujer: joven, morena, de profesión enfermera o médico -no sabría precisar-, estabas sentada junto a mí, apestábamos las dos a lejía; me mirabas con mucha preocupación y yo te miraba a ti y me sentía acompañada», relata, sabedora del fatal desenlace de los dos misioneros españoles. «Era inevitable pensar en los dos pacientes con enfermedad por el virus del ébola repatriados de Africa que había atendido y de su triste final. Me veo en el mismo destino, el pánico se apodera de mí, no quiero dormir, sentía que si lo hacía ya no volvería a despertar».

Llanto por ‘Excálibur’

Respecto al día en que le comunicaron que el virus había desaparecido, Romero recuerda que lloró por su mascota ‘Excálibur’: «Yo, lejos de alegrarme por tan esperada noticia, rompo a llorar por el recuerdo de mi perro, ejecutado por las autoridades sanitarias el 8 de octubre de 2014». La auxiliar volvió a tener comunicación con su familia, se le anunció que pronto saldría del aislamiento, aunque el momento se retrasó unos días más. Y la profesional sanitaria, que se iba encontrando mejor y pudo volver a comer y asearse por sí misma, se miró por primera vez en el espejo del baño y se encontró «muy delgada y demacrada, con claros signos de haber padecido una grave enfermedad».

El 1 de noviembre de 2014 salió de la habitación de aislamiento y el día 5 recibió el alta definitiva. «Fue uno de los momentos más alegres y emocionantes que recuerdo dentro de aquel calvario». «He sobrevivido para contarlo y sobre todo para poder compartirlo», subraya la auxiliar, que sigue de baja recuperándose de la infección y recuerda que nadie, excepto otros supervivientes del ébola, pueden imaginar lo que vivió en aquellos días de octubre. «Soy un alma inquieta, no me guían mis ojos, solamente el afán por descubrir», concluye. En la revista médica, los autores también repasan los cuidados de enfermería administrados, así como las fases de evolución observadas a lo largo del proceso, registrando también las oscilaciones en el estado psicológico de la paciente.

Temas

  • PANORAMA

Lea También