Más de Noticias

Noticias Alemania

Un xenófobo neonazi mata a tiros a nueve inmigrantes

Disparó contra los clientes y dueños de tres bares y después mató a su madre y se suicidó

JUAN CARLOS BARRENA

Whatsapp
Concentración en Hanau en duelo por las víctimas y repulsa por la masacre. FOTO: EFE/SASCHA STEINBACH

Concentración en Hanau en duelo por las víctimas y repulsa por la masacre. FOTO: EFE/SASCHA STEINBACH

Un activista neonazi, un lobo solitario de la ultraderecha, ha vuelto a conmocionar a Alemania en un arrebato de xenofobia. Armado con varias pistolas deportivas, un alemán de 43 años sembró la muerte tres locales frecuentados por jóvenes de origen extranjero en la localidad obrera de Hanau, a 20 kilómetros de Fráncfort, antes de matar a su propia madre de 72 años y volarse la tapa de los sesos en su hogar. El padre, también de 72 años, resultó ileso y fue interrogado por la Policía.

El ultraderechista escogió los lugares para cometer la masacre. Sus nueve víctimas, sin contar su madre, tenían origen migratorio. Las cuatro primeras fueron abatidas sobre las diez de la noche en el céntrico barrio de Heumarkt, en el bar ‘Midnight’, un local de degustación de pipas de agua, y en el café ‘La Votre’, donde el asesino disparó certeramente a la cabeza de sus respectivos propietarios y sendos clientes.

Identificado posteriormente como Tobias Rathjen por la Policía, el hombre huyó del lugar en su automóvil para dirigirse al cercano barrio de Kesselstadt, donde entró en el ‘Arena Bar’, otro local frecuentado por jóvenes de origen extranjero, y disparó indiscriminadamente, matando a cinco clientes y dejando a varios más heridos.

Acabada la carnicería, se dirigió en el coche a su cercano hogar y mató a su madre, enferma y postrada en la cama, antes de suicidarse. Cuando un comando de asalto de la policía derribó violentamente la puerta y entró a las tres de la madrugada de ayer en la vivienda familiar encontró los cadáveres de ambos y una pistola junto a la mano de Rathjen.

El fiscal federal, Peter Frank, destacó que el autor del crimen «tenía una ideología profundamente racista» y que sus mensajes en internet estaban llenos de «ideas confusas y abtrusas teorías conspirativas». Frank confirmó que las nueve víctimas mortales, de entre 21 y 44 años, eran de origen extranjero, en su mayoría turcos y kurdos, y que otras seis personas resultaron heridas por los disparos, una de ellas de gravedad.

Máximo responsable de la lucha antiterrorista, el fiscal destacó que la investigación se centra ahora en averiguar si hubo cómplices o encubridores y si Rathjen tenía contactos con alguna red ultraderechista.

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que «el racismo es veneno. El odio es veneno. Y este veneno se da en nuestra sociedad y ya es responsable de demasiados delitos».

El perfil del asesino

El asesino era paranoico, racista y un desconocido para la Policía Un licenciado en empresariales con una formación anterior como administrativo de banca, paranoico seguidor de teorías conspirativas y, sobre todo, un racista. Tobias Rathjen tenía además su propia página web en internet -que entre tanto ha sido bloqueada-, en la que publicaba sus reflexiones y sus fantasías destructivas para eliminar pueblos enteros.

Poco se sabe de su vida personal, salvo que vivía con sus padres y que nunca se le conoció una novia o amiga. No hizo el servicio militar, pero si el servicio civil sustitutorio y pertenecía a un club de tiro deportivo, lo que le permitió comprar legalmente varias armas cortas de fuego.

Para las fuerzas de seguridad era una página en blanco. No contaba con antecedentes en la Policía y para los servicios antiterroristas era un absoluto desconocido. De sus escritos y vídeos en su web se deduce manía persecutoria. En un documento aseguraba que es necesario «eliminar» a varios miles de millones de habitantes de nuestro planeta, debido «al mal comportamiento de determinados pueblos» y afirmaba que el Islam es «destructivo».

Sobre los inmigrantes que viven en Alemania decía que «esa gente hay que rechazarla instintivamente, ya que en su historia han demostrado no ser capaces de rendir». En otro vídeo elogiaba a Donald Trump y proponía que este se convierta poco menos que en un dictador. Eso si, según Rathjen, Trump sería también un personaje teledirigido por oscuras fuerzas que adoran a Satán.

Temas

Comentarios

Lea También