Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una universidad china podría haber manipulado genéticamente a bebés

Científicos piden que se investigue

EFE

Whatsapp
FOTO: EFE

FOTO: EFE

La comunidad científica china pidió que se investigue a la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur de la ciudad de Shenzhen por no supervisar "adecuadamente" a He Jiankui, que creó a los primeros bebés manipulados genéticamente para resistir al VIH de "forma ilegal" y ya ha sido despedido por ello.

Oiu Zongqi, destacado científico chino premiado por la Unesco, aseguró, en declaraciones al diario oficial Global Times, que la universidad "debería ser responsable por no supervisarlo adecuadamente", y pidió a las autoridades que investiguen "a fondo" a su equipo y a los departamentos pertinentes.

La universidad ya ha anunciado en un comunicado en su página web que "rescindirá el contrato al Dr. He Jiankui y terminará su actividad docente y de investigación" en el centro. En noviembre de 2018, el científico chino sorprendió a la comunidad internacional al afirmar que había conseguido crear a las primeras gemelas manipuladas genéticamente para resistir al VIH, lo que acarreó numerosas críticas y llevó a las autoridades chinas a abrir una investigación.

La agencia estatal de noticias Xinhua publicó esta semana el resultado de estas pesquisas, llevadas a cabo por las autoridades de la provincia de Cantón (sureste) y que determinaron que He "llevó a cabo la investigación ilegalmente para conseguir fama personal y ganancias".

"Dos voluntarias estaban embarazadas. Una dio a luz a las gemelas Lulu y Nana. La otra sigue embarazada. Una pareja abandonó el experimento a la mitad, y las otras cinco parejas no concibieron", señaló la investigación. También añadió que "He evitó la supervisión, recaudó fondos y organizó a investigadores por su cuenta para llevar a cabo la investigación sobre edición genética de embriones humanos con fines reproductivos, algo que está prohibido por la ley china".

Según estimaciones facilitadas a Efe por el profesor de neurobiología de la Universidad de Stanford (EEUU), William Hurlbut, el segundo feto humano del que se tiene constancia de que haya sido genéticamente modificado en China tiene entre 12 y 14 semanas. En una conferencia en la Universidad de Hong Kong en noviembre -su última aparición pública-, He se mostró "orgulloso" por el uso de la técnica de edición genética CRISPR/Cas9 en dos gemelas y recalcó que el estudio no tenía el objetivo de eliminar enfermedades genéticas, sino de "dar a las niñas la habilidad natural" para resistir a una posible futura infección del VIH.

Más de 120 académicos de la comunidad científica china hicieron entonces una declaración conjunta en la que señalaron que "cualquier intento" de hacer cambios en los embriones humanos mediante modificaciones genéticas es "una locura" y que dar a luz a estos bebés conlleva "un alto riesgo".

Temas

Comentarios

Lea También