Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vila anuncia más demoras en el tercer carril porque han caducado contratos

El conseller informa que el tramo entre Tarragona y Vandellòs del Corredor se pondrá en servicio el año que viene
Whatsapp

El ancho internacional hasta Tarragona suma nuevos problemas que supondrán otra demora. Lo avanzó ayer el conseller de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila, en el marco de una pregunta en el Parlament.

Vila admitió que «hay graves dificultades» porque han caducado algunas adjudicaciones correspondientes al tramo entre Castellbisbal y el nudo de Vila-seca. En concreto se trata de un contrato de traviesas que no llegaron a sustituirse, ya que hace más de un año y media que el proyecto está en stand by, después que Adif alega problemas técnicos.

Desde la conselleria no se concretó si es un único convenio o si son varios. Aunque la sustitución de las traviesas en este tramo de 97 kilómetros forma parte de un paquete de cuatro contratos que se licitó en febrero de 2013 y que en total sumaba actuaciones por valor de 236 millones de euros.

La suspensión de este contrato obligará a iniciar de nuevo el procedimiento de licitación y adjudicación de los trabajos.

ElGovern de Generalitat desconoce la nueva demora que supondrá. Apuntan que «si se lo toman en serio» en tres meses podría quedar resuelto. Aunque esto implica que durante esta primavera el proceso ya tiene que estar en marcha de nuevo. Estas serían las intenciones del ejecutivo Central, que habrían explicado al conseller durante las recientes negociaciones fruto de las cuales surgió el pacto de infraestructuras estratégicas.

Durante su comparecencia en el Parlament, Vila también aseguró que el tramo del Corredor del Mediterrani entre Tarragona y Vandellòs entrará en funcionamiento a lo largo del año que viene.

Las obras, que en el último año avanzan a buen ritmo, supondrán acabar con uno de los últimos cuellos de botella que quedan en la red ferroviaria española, y en el que hace más de quince años empezaron los trabajos.

Vila también admitió que ahora mismo hay dudas de que la duplicidad de vías suponga que en ambas haya ancho internacional. De hecho, ahora están instaladas según el ancho ibérico. La intención inicial era desplazarlas, para adaptarlas al ancho internacional, y en una de estas poner un tercer carril para la doble circulación. De las palabras de Santi Vila se desprende ahora que esto no sería así.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También