Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Vine a hacer el Camino de Santiago'

El padre Welka lleva en Tarragona desde el año 2010. Está a cargo de cuatro parroquias pertenecientes al Arzobispado de Tarragona pero que se ubican en la 'frontera' entre Tarragona y Lleida, como Guimerà. Habla catalán a la perfección. Es sacerdote desde el año 2000

Xavier Fernández

Whatsapp
El padre Szymon Welka tiene 41 años. Es el párroco de Guimerà, que aun-que está en Lleida pertenece al arzobispado de Tarragona. FOTO: LLUíS MILIAN

El padre Szymon Welka tiene 41 años. Es el párroco de Guimerà, que aun-que está en Lleida pertenece al arzobispado de Tarragona. FOTO: LLUíS MILIAN

– ¿Cómo llegó a Tarragona?
– En coche (suelta una carcajada)... En serio... Quería hacer el Camino de Santiago y un amigo mío, que había estudiado en Pamplona, me sugirió que, si iba un par de meses a España, viniese a trabajar. Además quería aprender castellano para poder dar misa en el Camino.

– Existían ofertas para desarrollar su labor en el Arzobispado de Tarragona.
– Mi obispo en Polonia nos anunció hace un par de años que el Arzobispado de Tarragona invitaba a los sacerdotes polacos a trabajar aquí porque faltaban vocaciones nuevas.

– Y vino aquí. ¿Ha hecho ya el Camino de Santiago?
– No tenía tiempo en 2010 para ir a Santiago. Cada año hago diferentes rutas durante una semanita.

– ¿Qué pensó su familia cuando optó por venir a Tarragona?
– Fue una sorpresa en el sentido positivo. Aceptaron mi decisión. Les expliqué que soy sacerdote de la Iglesia, no de un país en concreto.

– ¿Añora a su familia?
– Mi vida siempre es en soledad. Además les veo alguna vez al año. Les echo de menos. Pero si estuviera allí tampoco los vería cada día.

– Lleva usted cuatro parroquias.
– Sí. También el balneario de Vallfogona de Riucorb y algunas ermitas. Al principio te ofrecen parroquias pequeñas para que puedas aprender la lengua, las tradiciones, la realidad local... El primer paso son las parroquias pequeñas.

– Para que se fogueen.
– Sí, sí.

– ¿Qué tal con la gente?
– Es muy abierta. Me han ayudado mucho para aprender catalán. Los pueblos son muy diferentes de la zona de costa. La gente es muy tranquila. Tiene más conexión con Lleida.

– ¿Hay cosas en común con su Polonia natal?
– Sí, tenemos la misma hora. E históricamente se consideraba que Europa estaba entre Alemania y Francia. A España y Polonia las dejaban fuera (ríe).

– ¿Y alguna diferencia?
– La primera, que en Polonia no hay siesta. También la comida. Allí siempre de primer plato, una sopa. Aquí, ensalada o macarrones. El ritmo del día es diferente. Pero hay más cosas parecidas que diferentes.

– Un ritmo y una forma de vida distintas.
– Es la Vall del Corb: Ciutadilla, Vallfogona, Passanant... La gente es de la Vall del Corb. Es su país. Se nota mucho.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También