Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

A Júlia Cruset y a sus padres, amigos y familiares

Whatsapp

Primero de todo mi más sentido pésame. Soy vecina y campesina de donde se iba a celebrar la fiesta de cumpleaños de una del grupo las amigas. Ese día ya no se escucharon ni risas ni vida. Júlia tan solo tenía 16 años no cuando falleció sino cuando fue matada por un energúmeno, uno de esos chulos que te adelantan a toda velocidad y con derrapes por cualquier carretera o incluso por cualquier camino. Esos que se creen tan «machotes» e interesantes –¡imbéciles!– los dueños y los más intrépidos que no quieren «perder» el tiempo con los que conducimos con paciencia y precaución, con sensatez, cabeza y sentido, para así vivir y dejar vivir.

Ojalá se pudra en la cárcel, cosa que seguro que no pasará. Lo siento muchísimo por los padres de la niña y todas sus amigas, los padres de las amigas, hasta yo misma que también lo siento con una rabia e impotencia inimaginables. La amiga de ella es hija de unos amigos y conocidos de la masía, justo al frente, que iba junto con otras criaturas a la fiesta de cumpleaños. Ahora es todo silencio, tristeza y un saber que no se puede hacer nada y que el qué cometió tal atrocidad, probablemente no será castigado como se merece.

No ha muerto solamente una menor, han fallecido muchos sentimientos y ahora sólo queda lo amargo, el viento desde lo que ya no se puede hacer nada más que sentir los recuerdos y su ausencia. Descanse en paz.

Sandra Rius

(Vila-seca)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También