Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

A mayor poder, menos responsabilidad

Florentino Pérez se ha quitado de encima la responsabilidad del caso Castor y la ha enviado a la ‘autonomía’ empresarial

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Florentino Pérez comparece ante el Parlament de Catalunya por el Castor. EFE

Florentino Pérez comparece ante el Parlament de Catalunya por el Castor. EFE

El escándalo del proyecto Castor lleva camino de diluirse en el tiempo como si de una desgracia natural se tratara. La búsqueda de responsables se está convirtiendo en tarea imposible. Por ahora, la única concreción del fiasco del almacén de gas sólo se ha concretado en los incrementos de las facturas de los consumidores, un camino muy habitual para resolver los problemas: que pague el ciudadano de a pie. Este viaje sideral en busca de los últimos responsables del desaguisado se vivió ayer en el Parlament de Catalunya, donde el presidente del consejo de administración de ACS, Florentino Pérez, compareció ante la comisión que investiga el proyecto Castor. Florentino Pérez se ha desmarcado absolutamente de la gestión del mismo. El también presidente del Real Madrid se ha declarado «consternado» por lo ocurrido a raíz del proyecto de almacén de gas, pero ha asegurado que nunca intervino en nada en la obra y que tampoco participó en ninguna gestión. Sus argumentos son sobradamente conocidos. Cuando un máximo responsable quiere echar pelillos a la mar no tiene más que apelar a su estructura organizativa para diluir la responsabilidad. Lo vimos en Rajoy en el caso Bárcenas, lo vimos en el juicio del procés donde nadie de los máximos mandatarios del Gobierno sabía nada de quién dio la orden a la policía de cargar contra la gente. Ahora Florentino Pérez lo ha tenido muy fácil. Le ha bastado con argumentar que preside un grupo que componen más de 1.200 empresas, que tiene 200.000 empleados y una implantación en más de 70 países, y que se gestiona con un alto grado de descentralización, por lo que cada gestor es responsable de su sociedad. «Les pido que no me pregunten cosas que no sé», ha rematado Florentino Pérez con absoluta frialdad. Evidentemente este argumento no es de recibo. Si no sabe qué pasó, tiene toda la autoridad y poder para averiguarlo y dar la cara como máximo dirigente del grupo empresarial. En este país está creando escuela el método de a mayor poder, menor responsabilidad.

Temas

Comentarios

Lea También