Más de Opinion

Opinion El mirador

Acaba la Santa Tecla de la nostalgia

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
Acaba la Santa Tecla de la nostalgia

Acaba la Santa Tecla de la nostalgia

El día de hoy, último de las fiestas de Santa Tecla más insólitas de la historia, llega con sensaciones extrañas. Cualquier otro año estaríamos preparándonos para acercarnos a la Part Alta y a la Plaça de la Font para disfrutar de los pilars caminants, posiblemente el acto más emotivo de las fiestas, con permiso de la entrada del brazo de la santa a la catedral.

En los últimos años he recibido por estas fechas visitas de amigos y familiares y ninguno de ellos –aunque eran ajenos a las tradiciones tarragoninas– ha podido evitar derramar alguna lágrima de emoción al ver los pilares avanzar hacia el Ayuntamiento y observar al alcalde elevar al enxaneta para subirlo, tirando de la faja, al balcón consistorial, mientras el resto del castell, exhausto por el esfuerzo, se felicita por el logro. Lo recuerdo y se me ponen los pelos de punta.

También nos vestiríamos con ropa vaquera para correr bajo el fuego de los diablos en el Correfoc hasta más allá de la media noche, sin duda uno de los mejores colofones a que puede aspirar una fiesta popular. Pero este año, no. Este año no toca. Este año nos conformaremos con evocar recuerdos y con dejarnos llevar por la nostalgia, como hemos hecho con el resto de los actos festivos. Y despediremos las fiestas en la intimidad, a la espera de que el año que viene podamos desquitarnos. A ver…

Temas

Comentarios

Lea También