Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Competencia por la izquierda

Izquierda Unida, abrumada por el influjo de Podemos, está radicalizándose para tratar de competir con la competencia emergente
Whatsapp

Mientras Pablo Iglesias, el líder de Podemos, acaparaba todas las portadas al regalarle al rey Felipe VI la serie de televisión ‘Juego de Tronos’ en el encuentro que mantuvieron en Bruselas el monarca y sus europarlamentarios, los diputados europeos de Izquierda Unida permanecían ausentes, junto a los CDC, Bildu, ICV y alguna otra formación minoritaria. El argumento manifestado por Cayo Lara para el desplante es que el Rey de España no ha sido elegido en las urnas sino que es cabeza de una institución impuesta por Franco. Conviene recordar que la Monarquía española es la columna vertebral de un régimen, equiparable al danés, al sueco o al holandés, consagrado por la Constitución de 1978, que fue elaborada por amplísimo consenso y votada por una gran mayoría de españoles. Pero con independencia de esta realidad incontestable, no es difícil percibir que Izquierda Unida, abrumada por el influjo de Podemos, está radicalizándose para tratar de competir con la fuerza emergente de Pablo Iglesias. Ni que decir tiene que IU, las siglas ideadas para ocultar al anacrónico Partido Comunista, va a perder por esta vía la mayor parte del espacio político que ocupaba, y que está cediendo generosamente a una formación capitaneada por jóvenes expertos en ciencia política que saben adaptarse mejor a los dictados del sentido común. En definitiva, la regresión ideológica conducirá a IU a la pura y simple residualidad.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También