Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cuando los consejeros no se ríen

Antoni Coll

Whatsapp

Un empresario invitó a comer a sus trabajadores. A los postres pronunció un discurso y contó un chiste que provocó grandes carcajadas en todos los trabajadores, menos en uno. El empresario le preguntó, sorprendido: «¿No le ha hecho gracia?». «La misma que a todos los demás –contestó–, pero es que yo me jubilo mañana».

La ventaja de los Letrados del Parlament, del Consell de Garanties de la Generalitat y del Consejo de Estado es que son órganos independientes. Pueden reír las gracias de los dirigentes, o no hacerlo. Lo curioso es que, si no lo hacen, el Gobierno de turno recuerda que sus dictámenes son solo consultivos.

Puigdemont se saltó sus controles y Rajoy quiere saltarse los suyos. Apartan a quienes no se ríen de sus ocurrencias. Un país así es de llorar.

Temas

Comentarios

Lea También