Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Desde la isla de Lesbos

ANTONI COLL I GILABERT

Whatsapp
Desde la isla de Lesbos

Desde la isla de Lesbos

El emperador Augusto se reponía en Tarraco de su lucha contra cántabros y astures. En los dos años que permaneció aquí (entre el 27 y el 25 antes de Cristo), recibía embajadas, pero una de ellas fue distinta: venía de Lesbos, la isla que hay entre Grecia y Turquía, de actualidad por los refugiados en tierra de nadie a los que Grecia no deja pasar ni Turquía permite volver.

La embajada traía una corona de oro para Augusto y la noticia de que le habían consagrado un templo, como si fuera una divinidad. El primero a su nombre. Después le dedicaron otros, también en Tarraco.

La isla del mar Egeo nos trae ahora noticias de la desesperación de miles de personas atrapadas en la insolidaridad de las fronteras de los Estados, las nuevas divinidades.

Temas

Comentarios

Lea También