Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos vidas de Ruiz Mateos

Whatsapp

Un día de septiembre de 1988 estaba en una gasolinera con Miguel Ángel Jimeno, un estudiante en prácticas que después hizo una gran carrera de profesor, cuando se detuvieron tres coches y de uno bajó un hombre con gabardina. Mi joven acompañante le descubrió: es Ruíz Mateos con peluca.

Otro día, en junio de 1989, la ocasión propició una entrevista telefónica cuando la policía le buscaba. Dijo hablar desde una embajada, sin revelar de qué país. Me contó que, con peluca y gafas, fue a una conferencia de Solchaga y le pidió un autógrafo. Se expuso cuando el ministro le preguntó el nombre antes de firmar y contestó: «José María».

Durante años había sido un empresario creador de miles de puestos de trabajo. Después tuvo una segunda vida de esperpentos, y dejó de seguirle la prensa económica para hacerlo la prensa general y las televisiones. Hoy le damos el último adiós.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También