Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

El Círculo de Economía avisa

O volvemos a la vía del diálogo y el entendimiento en Catalunya o «la alternativa es el caos»

 

Whatsapp

La voz autorizada del Círculo de Economía hizo ayer un llamamiento a todos los partidos políticos para que adopten el compromiso de llevar a cabo su actuación en el marco de la ley como principio elemental para volver la estabilidad y la confianza, imprescindibles para cortar el deterioro que sufre la economía catalana. El Círculo de Economía argumenta que la actividad empresarial requiere de unos marcos de actuación previsibles y ha añadido que «su ausencia, en un entorno tan globalizado y abierto, conlleva una pérdida inmediata de actividad económica». No estamos ante ninguna conclusión especulativa ni ante previsiones agoreras. Estamos ante la constatación de una realidad que, lamentablemente, ya estamos sufriendo. De manera especialmente grave ha golpeado a la imagen de Catalunya la fuga de empresas muy significativas, así como el descenso del turismo sobe todo a partir del día 1 de octubre. El comercio está siendo otro especial damnificado con un descenso del consumo que ha cuantificado el sondeo realizado por Pimec entre 600 establecimientos de toda Catalunya. Igualmente el sector del espectáculo ha visto caer en picado la venta de entradas. Según el Círculo de Economía, en los últimos años el nivel de confrontación política «ha resultado extraordinario», pero en ningún momento la actividad económica se vio seria y visiblemente alterada hasta el anuncio de una declaración unilateral de independencia. A su juicio, la convocatoria de elecciones se convierte en una oportunidad, ya que, sea cual sea su resultado, se debe iniciar una nueva etapa en que prevalezca la voluntad de diálogo y entendimiento, y ha considerado que «la alternativa es el caos». No son alarmismos ni especulaciones. El próximo eslabón de la cadena de caos incidirá en la pérdida de puestos de trabajo, lo que sería todavía más lamentable.

 

Temas

Comentarios

Lea También