Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El PP y Cáritas

Las donaciones ilegales al PP, sólo en 2008, superaron el millón de euros
Whatsapp

No puede superar la prueba del algodón democrático el hecho de que un juez, Pablo Ruz, pida a la Agencia Tributaria un informe pericial sobre la supuesta ilegalidad de las donaciones al PP y la Agencia diga que no se lo da; que sólo tras la insistencia del juez conteste, a la segunda, diciendo que lo hace «por imperativo legal»; es decir, sin ninguna gana. Embarra aún más su conducta la Agencia cuando, en vez de enviar el papel a quien se lo pidió -el juez-, lo remite a un tercero que resulta ser el Gobierno en el que Cristóbal Montoro es ministro de Hacienda. Por si estos no fueran escándalos suficientes, va un asesor de Montoro, Rogelio Menéndez, que a su vez es hermano del presidente de la Agencia Tributaria, y recurre a una metáfora que el autor habrá considerado fetén para desactivar la acusación de corrupción: el dinero que se da de manera opaca al PP, es igual que si se diera a Cáritas o a la Cruz Roja, dice.

Es posible que el autor de este hallazgo se haya preguntado a sí mismo antes de enjaretar la frase: ¿qué organizaciones tienen prestigio en España, están fuera de discusión sobre su inherente honradez y son queridas por todos los españoles, voten lo que voten? Frotándose las manos, se habrá contestado: Cáritas. Muy bien, pues póngase Cáritas y así nos empotramos en esa marca libre de sospecha, llena de respeto y admiración por millones de españoles. Un lince este asesor político de Montoro y hermano del presidente de la Agencia Tributaria.

Semejante proceso de adobarse a la imagen de Cáritas para justificar el dinero negro al PP sólo se puede ejecutar desde la convicción de que los ciudadanos españoles somos idiotas de remate y por eso vamos a tragarnos una rueda de molino de semejante diámetro.

Hay que recordar que las donaciones ilegales al PP, sólo en 2008, superaron el millón de euros. Hay que recordar que existen, por ahora, una decena de autos judiciales que dicen que los populares se ha financiado ilegalmente. Da vergüenza ajena tener que escribir que no es lo mismo dar dinero de manera ilegal a un partido que gobierna o puede gobernar en Ayuntamientos, Comunidades o en España, que entregar dinero limpio a Cáritas para que, por ejemplo, no se mueran de hambre los que no tienen para comer.

Montoro, que ha promovido una amnistía fiscal, que se ha dedicado a amenazar a actores, partidos y medios de comunicación, utilizando torticeramente una información que debe ser reservada, ha recibido antes que el propio juez un informe hecho a regañadientes, «por imperativo legal» -fórmula que utilizaban los batasunos para aceptar sin creerse la Constitución- y en la que un listillo que nos toma por tontos ha decidido equiparar a Cáritas con unos sospechosos de delito.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También