Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El adiós de Duran Lleida

Whatsapp

Josep Antoni Duran Lleida anunció ayer su renuncia a la presidencia de Unió Democràtica de Catalunya así como su intención de no volver a pressentarse a la reelección del cargo ni a participar como candidato en futuras elecciones. En definitiva, Duran Lleida, uno de los políticos históricos de la transición democrática abandona la primera línea política. El líder democristiano ha asegurado que seguirá en Unió «mientras viva», pero abandona cualquier protagonismo. Duran Lleida quemó su última nave en las elecciones generales del 20-D. El fracaso de Unió, al no obtener ningún representante en el Congreso, significaba un fin de trayecto. Duran era derrotado en el campo donde ha vivido sus días más gloriosos. Su gran aportación política ha sido precisamaente su capacidad para tender puentes, para buscar el acuerdo y el entendimiento. Desde esta coherencia intentó dar vida propia a Unió cuando Convergència decidió apostar por el soberanismo. El error de Duran fue demorar la ruptura de CiU. No supo interpretar el momento político o simplemente no creía que CDC abrazaría el independentismo. Quizás todavía piense que la ruptura que defienden los convergentes no es sincera. En cualquier caso, en política hay que saber estar en el lugar adecuado en el momento oportuno. Duran, que ha interpretado magistralmente esta virtud a lo largo de sus 29 años de vida pública, no supo hacerlo en la recta final. Incluso es posible que Catalunya sea muy ingrata con él.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También