Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El camino equivocado

Los padres pobres tienen todas las papeletas para que sus hijos sigan siéndolo

Manuel Alcántara

Whatsapp

Ya lo sabíamos por el más doloroso de los medios de conocimiento, que es la experiencia, pero ahora lo confirma la benemérita organización Cáritas: el trabajo no saca de pobre a nadie que no haya sabido buscarse otra salida. Hay que agradecerle a ese animoso grupo su sinceridad, porque además de basarse en algo tan dificultoso como el amor al prójimo, se fundamenta en la estadística: más de la mitad de las personas que acude a Cáritas vive en hogares donde algún miembro tiene la doble suerte de tener trabajo y conformarse con que le paguen muy mal por realizarlo. Ocurre que los menesterosos, que ahora se llaman ‘excluidos sociales’, no pueden lamentarse por no haberlo encontrado, pero tienen todo el derecho para decir que el que encontraron no les llega ni para el pan ni para el aperitivo, que son dos cosas igualmente necesarias. España es una monarquía de famélicos que trabajan y tienen que solicitar ayuda para llegar exhaustos a fin de mes. No se trata de vagos, gremio que respeto personalmente muchísimo y que si no envidio es porque nunca he sabido envidiar, son personas que se inflan a trabajar viendo cómo los que engordan son otros.

Los pobres de España están adquiriendo un caracter intergeneracional. Dicho de otra manera, es congénito y hereditario o, como explicaba aquel catedrático hablando de genética, «de padres estériles, hijos estériles». También ahora y como desmostración de la debilidad del Estado en materia de protección social, los padres pobres tienen todas las papeletas para que sus hijos sigan siéndolo. Bendita la rama que sale al árbol, pero los datos son los datos y hay que hacerles más caso que a las opiniones. Hoy el setenta y tantos por ciento de los usuarios de Cáritas son españoles. Mientras, nos cuentan que la recuperación económica va bien y hay que seguir por el mismo camino. A la salida nos veremos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También