Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

El culto a la azada

En el 70 aniversario de la liberación de Auschwitz, las cámaras han enfocado el sarcástico lema que campea en la puerta: «Arbeit macht frei» (El trabajo hace libre)
Whatsapp

En el 70 aniversario de la liberación de Auschwitz, las cámaras han enfocado el sarcástico lema que campea en la puerta: «Arbeit macht frei» (El trabajo hace libre).

Joseph Ratzinger, forzado en su día como todo adolescente alemán a inscribirse en las Juventudes Hitlerianas, relata que en el campo de trabajo al que le destinaron se rendía una especie de culto a la azada. Se aprendía a cogerla, a llevarla sobre el hombro, a dejarla, como una liturgia. Y se revisaba su perfecto estado una vez usada. Si los mandos advertían una mota de barro, su portador se exponía a un duro castigo.

Una mota de polvo era más que una persona. La raza, la nación, el régimen, la ideología, todo era más que las personas. Ratzinger comenta: Las SS la formaban bautizados vueltos ateos. Goering había dicho: ·Hitler es nuestra conciencia». Rendían culto a la limpieza de la azada… y ellos mismos eran barro.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También