Más de Opinión

El desconocimiento de Pedro Sánchez con Afganistán

El Gobierno de coalición español, presidido por Pedro Sánchez, frente a la OTAN, ha estado más interesado en competir por ser la sede de una futura cumbre, que en liderar alguna estrategia

JOSE-DANIEL VILA ROBERT

Whatsapp
JOSE-DANIEL VILA ROBERT

JOSE-DANIEL VILA ROBERT

El Gobierno de coalición de Pedro Sánchez no acierta ni dentro ni fuera. Ahora ha fallado en Afganistán, demostrando desconocimiento, descoordinación e improvisación en una crisis internacional. Pero vayamos primero a una somera descripción de los hechos. Como ya se ha comentado reiteradamente, fotografías incluidas, se ha repetido el paralelismo con Vietnam y las imágenes de la Embajada norteamericana en Saigón. Pero, la dimensión de lo sucedido ahora es mucho mayor, no solo para Estados Unidos, sino también para la comunidad internacional, puesto que ha sido una derrota de Occidente.

Esta fue una operación militar en respuesta al 11-S, que contó con el aval de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y en la que la OTAN activó, por vez primera en la historia, el artículo 5 del Tratado fundacional, que consagra la respuesta colectiva: «Un ataque contra uno de los aliados, se considerará un ataque contra todos los aliados». En una misión antiterrorista se acabó, en Pakistán, con la vida de Bin Laden.

Durante casi dos décadas, Occidente trató de estabilizar y reconstruir el país. Hubo una gran inversión económica y un alto coste en vidas humanas, para el caso de España más de 100 fallecidos. Lo sucedido el pasado domingo, pone claramente de manifiesto que o bien los conceptos de seguridad sobre la amenaza que suponían las naciones desestructuradas eran exageraciones, o bien la talla política de los responsables de garantizar la seguridad de Occidente es totalmente nula. Afganistán se ha derrumbado ante unos líderes paralizados e incapaces de reaccionar.

Han sido veinte largos años de operaciones militares con cuatro administraciones (Bush, Obama, Trump y Biden), con excesivos cambios de criterio. Lamentablemente, el Gobierno de coalición español, presidido por Pedro Sánchez, frente a la OTAN, ha estado más interesado en competir por ser la sede de una futura cumbre, que en liderar alguna estrategia. Todavía resulta más lamentable que, hace una semana, el ministro Bolaños asegurara que no habría evacuación de la Embajada y el ministro Albares, que en una semana llegaría a Kabul un nuevo embajador.

Una vez más, el Gobierno de coalición de Pedro Sánchez, demuestra desconocimiento, descoordinación e improvisación en una crisis internacional de largo recorrido y profundo calado. Confiemos en que, finalmente, la repatriación del personal residente en la Embajada, de los españoles en Afganistán y el personal afgano colaborador, pueda realizarse con éxito. España no debe abandonar en absoluto a quienes colaboraron con la misión más costosa en vidas humanas desarrollada por el Ejército y que, a día de hoy, se ve en la triste penumbra ante la entrada en Kabul de los talibanes, quienes tanto dolor y tanta humillación han causado a los valores de libertad e igualdad de nuestra civilización occidental.

En resumen y a modo de conclusión, en mi opinión, en Afganistán no ha perdido Estados Unidos de América, sino todo Occidente.

Temas

Comentarios

Lea También