Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El 'lobby' judío

Detrás del apoyo del ‘New York Times’ al referéndum está el peso del ‘lobby’ judío

J.Moya-Angeler

Whatsapp

Si alguien cree que ha sido fortuito el editorial del New York Times sobre que Catalunya tiene derecho a un referéndum, si alguien lo piensa, es que no conoce cómo funcionan las cosas en los Estados Unidos. Ha sido el golpe más duro que el Gobierno de Rajoy ha recibido en este tema. Así lo reconocen, preocupados.

Frente a una España cuyo rey emérito se ha confesado siempre «hermano» de los reyes árabes, y con una tradición de vínculos con el mundo árabe (Franco lució hasta 1958 de una guardia mora ), Catalunya ha estado siempre más del lado sionista, hasta el punto de que algunas grandes familias catalanas son de clara estirpe judía. Es más, actualmente la persona más rica de Catalunya es judía sin ambages. Hay también en Catalunya toda una corriente sionista entre personas destacadas de su sociedad, incluidos algunos líderes de opinión. No es ni un secreto ni un hecho anormal. A pesar de que en España hay judíos notables (Alicia Koplowitz o el presidente de Jazztel) es en Catalunya donde se mueven con mayor soltura.

En los Estados Unidos, la capacidad de influencia del llamado lobby judío es capital, no se esconde, y la defensa de sus ideas es absolutamente legal. Domina buena parte de la política, como dominó durante décadas el mundo del cine e incluso el de la música, con un ejemplo tan actual como es el haber premiado con el Nobel de Literatura a Robert Zimmernan (Bob Dylan, artísticamente). Wikipedia, con prudencia, dice que este lobby se define como una «coalición de individuos y organizaciones que tratan de influir en la política exterior estadounidense para apoyar a Israel y sus políticas». Sus organizaciones más eficaces son el Council on Foreign Relations (CFR) y el Comité de Relaciones Públicas Israel-EEUU (AIPAC) que tienen gran influencia en medios como la CNN, CBS, NBC, The New York Times, The Daily Telegraph, The Economist, The Wall Street Journal, The Washington Post, Time, Newsweek, US New s & World Report, o Business Week, aparte de Le Figaro y Le Monde en Francia. Se han escrito numerosos libros sobre estos grupos de presión y su capacidad de decisión en la política americana y mundial. Desde Rockefeller en Estados Unidos a los Rothschild en Francia, su opinión tiene un peso importantísimo social y políticamente. Bien, el New York Times defiende el referéndum catalán. No hay que hacer caza de brujas sobre este hecho, al contrario, de la misma forma que no hay que olvidar que el capital judío-norteamericano ayudó decisivamente a ganar la II Guerra Mundial de cuyas consecuencias vive gozosamente todo Occidente. Simplemente hay que valorar que si el lobby judío apoya el referéndum de Catalunya es porque el Govern ha sabido jugar sus cartas y encontrar un apoyo decisivo en el ámbito internacional con un razonamiento aplastante: si un país quiere votar, nadie debe impedírselo. 

Mientras Catalunya juega esta carta, García Margallo ha intentado ganarse para la causa del no al referéndum a cancillerías sin el poderío ni la fuerza de quienes ya han comenzado a dar muestras de que internacionalmente se apoyará antes al Govern que al «hermano» de los reyes árabes.

Temas

Comentarios

Lea También