Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El pavimento de la Rambla Nova

La elección del pavimento que debe tener la Rambla Nova es una decisión básicamente técnica que debe resolver el Ayuntamiento.

Whatsapp

Por si faltaban polémicas en Tarragona ya tenemos una de nueva instalada en el foro público. Una polémica que amenaza con envenenarse, precisamente por su carácter doméstico. Se trata, nada más y nada menos, que del pavimento de la Rambla Nova. El regreso de los paradistas del mercadillo a su lugar de origen en la Plaça Corsini una vez terminadas las obras del Mercat, pone fecha de caducidad a la solución «provisional» que en su día se adoptó con el asfaltado. El trasiego de vehículos de los vendedores causaba la rotura constante de las baldosas, por lo que se adoptó la medida, insistimos «provisional» de poner una capa de asfalto. Pero ya se sabe que en este país no hay nada más duradero que lo provisional. Ahora resulta que el asfaltado podría ser una solución definitiva. El equipo de gobierno municipal, viendo venir la polémica ciudadana, ha abierto la posibilidad de someter a votación popular la opción a elegir. Si se quiere seguir la moda del derecho a decidir, es un buen argumento para distraer a los ciudadanos con debates ociosos. La solución al pavimento de la Rambla debe surgir de un dictamen técnico que considere los usos a los que se destinará de ahora en adelante el vial, así como consideraciones estéticas por la importancia primordial de la principal arteria de la ciudad y, sin duda, la más emblemática. Trasladar al ciudadano la responsabilidad de elegir una opción es innecesario e incluso arriesgado. Técnicos tiene el Ayuntamiento. Y políticos...

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También