Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

El reto de la interconexión ferroviaria

El territorio debe empezar a pensar como un área metropolitana para dotarse de una red fiable de transporte público

 

Diari de Tarragona

Whatsapp

La demarcación de Tarragona tiene un serio problema con el ferrocarril. La inminente puesta en marcha del Corredor del Mediterrani –un proyecto que parece que por fin será realidad este año, después de lustros de retraso– abre un panorama lleno de incógnitas. Por un lado, parece un hecho irrefutable que muchas de las poblaciones más importantes de la provincia perderán buena parte de los trenes que ahora pasan por sus estaciones, con lo que el territorio pierde en este sentido una oportunidad. Por otro lado, algunos municipios ven en la nueva infraestructura el remedio a uno de sus peores males, como es ver su centro urbano atravesado por raíles y traviesas que suponen un peligro cierto para los ciudadanos, como ha quedado demostrado en decenas de desgraciados accidentes. Y, por otra parte, la desaparición del actual trazado pondría en peligro la rápida interconexión entre ciudades mediante el tan deseado como escurridizo Tramcamp, un proyecto que también duerme el sueño de los justos.
En todo caso, todo apunta a que nos encontramos en el momento de tomar grandes decisiones que marcarán el ser o no ser de la movilidad en transporte público en la provincia. La envergadura y la importancia de lo que está en juego merece poner los cinco sentidos e involucrar a las distintas administraciones. Y, por supuesto, resulta obligado llegar a un consenso que rompa la tradicional política de campanario para pensar el territorio como un área metropolitana en la que todos salgamos beneficiados.
Parece obvio que una provincia que tiene en el turismo una de sus principales fuentes de empleo y de riqueza se dote de una red de transporte público eficiente, rápida, limpia y sostenible que enlace de forma fiable los principales núcleos de población con los nudos donde se hallan las principales infraestructuras, tanto ferroviarias, con la Alta Velocidad, como aeroportuarias. Es mucho lo que está en juego y Tarragona no se puede permitir el lujo de seguir perdiendo trenes.

 

Temas

Comentarios

Lea También