Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El terror que alimenta el odio

Estado Islámico ha asumido el atentado de Berlín, mientras el ´lobo solitario´ que causó la masacre sigue huido de la policía

Whatsapp

El mismo modus operandi que en Niza, y el mismo objetivo. Sin embargo, las autoridades germanas han mantenido su prudencia a la hora de atribuir los execrables hechos. Ayer a última hora de la tarde se confirmaban las hipótesis más probables: Estado Islámico reivindicaba la autoría del atentado, a través de la agencia de noticias Amaq, afiliada a los yihadistas. En un breve comunicado publicado en su página web, la agencia señalaba que la operación responde a «los llamamientos a atacar a los ciudadanos de los países que integran la coalición internacional que actúa contra el EI en Siria y en Irak. La agencia de noticias Amaq suele ser el vehículo que informa sobre la autoría de los atentados perpetrados por el grupo yihadista o por los denominados  lobos solitarios que realizan ataques inspirados por la ideología de la organización radical. Mientras el terrorista que causó la masacre permanece libre. El atentado de Berlín añade indignación e incrementa la sensación de inseguridad por la dificultad de luchar contra individuos solitarios que operan con armas tan letales como de imposible localización como puede ser un camión de gran tonelaje. Por añadidura, las acciones criminales de estos descerebrados no hacen más que alimentar los mensajes xenófobos de formaciones radicales que encuentran en hechos como los de Berlín el mejor caldo de cultivo para lograr unas suculentas cosechas d votos. La espiral de violencia no tiene fin.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También