Más de Opinión

Opinión Gestión

Empresas con propósito

Las empresas están llamadas a desarrollar un liderazgo transformador

CECILIA DALL ACQUA

Whatsapp
Cecilia Dall Acqua, senior manager de Risk Advisory de Deloitte especializada en sostenibilidad

Cecilia Dall Acqua, senior manager de Risk Advisory de Deloitte especializada en sostenibilidad

Ya en el siglo XVIII, el polímata estadounidense Benjamin Franklin aconsejó a los empresarios americanos que para que sus negocios prosperaran era necesario no solo hacerlo bien, sino hacer el bien, generando el mínimo daño posible al entorno en el que operaban. Desde entonces las organizaciones debaten y se preguntan: ¿Es realmente posible generar un retorno económico a los accionistas, al mismo tiempo que se genera un impacto positivo para la sociedad y el planeta?

Algunos de los acontecimientos sucedidos en tiempos recientes, como la pandemia global que ha puesto en jaque la economía, los levantamientos a favor de la justicia social o la emergencia climática, incitan a las empresas a desarrollar un modelo de liderazgo transformador. En este contexto, resulta imprescindible no solo prosperar haciendo el bien, sino lograr progresar a través de un modelo de crecimiento sostenible.

Las empresas se han dado cuenta de que deben conectar el núcleo de sus actividades con la contribución que generan al planeta y a la sociedad. Así, el concepto de contribución filantrópico debe dejar de ser tan solo un subproducto del modelo de negocio, para convertirse en una fuerza impulsora que ayude a dar forma a la estrategia de negocio, la cultura organizativa y el modelo de relación con los grupos de interés.

Las compañías orientadas a un propósito deben integrar la gestión del impacto en el centro de su estrategia corporativa y su gestión diaria, primero poniendo el foco en una pequeña cantidad de temas materiales de impacto cuyo progreso sean capaces de medir, utilizándolos como fuerza impulsora para dar forma a la estrategia, la cultura y el compromiso de los grupos de interés.

En otras palabras, los órganos de gobierno de la empresa deben definir un propósito que les ayude a comprender cómo los temas de impacto estratégico encajan dentro de su modelo comercial y son interdependientes de su éxito financiero. En el contexto actual, son cuatro los grupos de interés que están liderando la presión para el cambio y que las empresas determinen un propósito corporativo que contribuya activamente a los retos globales: clientes, inversores, empleados y órganos reguladores.

No hay vuelta atrás. Las empresas están llamadas a desarrollar un liderazgo transformador, basado en impacto y con un foco claro en la creación de valor compartido con todos sus grupos de interés. Solo con un propósito claro de contribución proactiva a los retos globales y a los objetivos de desarrollo sostenible, las empresas lograrán prosperar en el nuevo stakeholder capitalism. Eso sí, es necesario ser auténtico, coherente y escuchar constantemente a las expectativas de los grupos de interés para lograr mantener la credibilidad principalmente ante sus empleados y la sociedad.

Temas

Comentarios

Lea También