Más de Opinión

España, a la cola del índice de confianza del gobierno

El 47% de la población española, es decir, casi la mitad, cree que la economía del país tardará más de tres años en recuperarse tras la pandemia. Es la población europea más pesimista

Jose-Daniel Vila Robert

Whatsapp
Jose-Daniel Vila Robert. Ex subdirector general y director de Patentes e Información Tecnológica del Ministerio de Industria y Energía

Jose-Daniel Vila Robert. Ex subdirector general y director de Patentes e Información Tecnológica del Ministerio de Industria y Energía

No es nada nuevo escribir que España no confía en su gobierno de coalición. Pero sí es interesante considerar un estudio comparativo, a nivel europeo, para concluir que España se sitúa entre los países europeos que menos confían en su Gobierno para la recuperación económica. El 47 por ciento de la población española, es decir, casi la mitad, cree que la economía del país tardará más de tres años en recuperarse tras la pandemia, siendo la población europea más pesimista, por detrás de Rumanía. España es el segundo país del mundo y el primero de Europa, que más confía en el pequeño comercio para la recuperación económica (58 por ciento). Asimismo, el 84 por ciento de la ciudadanía considera la apertura de nuevos negocios como el mayor indicador de recuperación del país.

Tras más de un año, la Covid-19 ha tenido un fuerte impacto económico a nivel mundial. Durante ese tiempo, hemos visto como los diferentes gobiernos han tenido que endeudarse para hacer frente a la pandemia, mientras que las empresas han reinventado sus negocios para acercarse a un nuevo modelo de consumo más digital y demandante. Sin embargo, la llegada de las vacunas y la cercanía de la esperanzadora inmunidad colectiva, invitan al optimismo y se abre el debate sobre cuándo llegará la esperada recuperación económica. 

España no confía ni en los políticos ni en los partidos. Esta es una de las conclusiones de un estudio realizado en 25 países por la consultora Ipsos y el Foro Económico Mundial, que arrojó que el 68 por ciento de los españoles consideran que ni los partidos políticos ni sus integrantes se preocupan por ellos. Uno de los índices utilizados fue el de «el sistema está roto», que analiza cinco aspectos para determinar la lectura de los ciudadanos frente a la estabilidad de sus países. El 65 por ciento de los españoles coincide en que la economía está amañada para favorecer a la gente poderosa; el 65 por ciento apoyan la idea de que «los expertos locales no entienden la vida de la gente»; el 62 por ciento cree que España «necesita un líder fuerte que recupere el país de la gente poderosa» y el 33 por ciento considera que para arreglar el país «se necesita un líder fuerte, dispuesto a romper las reglas».

El 68% considera que ni los partidos políticos ni sus integrantes se preocupan por ello, según un estudio realizado por Ipsos y el Foro Económico Mundial

A partir de estos resultados, el estudio determinó que «España tiene un índice de sistema roto de un 2,71», por debajo de la media global, que es de 2,77 puntos. Comparado con otros países europeos «España se mantiene en un término medio». Tanto Italia (2,95), como Hungría (2,86), muestran los índices más elevados, lo que significa «mayor sentimiento de ruptura», mientras que en Suecia (2,15), Países bajos (2,32) y Alemania (2,34), ese sentimiento es menor.

El estudio, que también mide el nivel de nacionalismo, afirma que, a nivel global, el ciudadano es «ambivalente respecto a la inmigración»”, inclinándose por una visión de los «nacionales primero». El 42 por ciento de los españoles considera que las empresas deben favorecer a los locales, a la hora de contratar mano de obra y solo el 30 por ciento considera que el país será más fuerte si se detuviera la inmigración. 

Temas

Comentarios

Lea También