Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Flores para Josep Pla

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

El 23 de abril de 1980, Día de Sant Jordi, murió Josep Pla. El escritor vio venir su final. Su libro número 44 lo tituló premonitoriamente Darrers escrits y lo acabó un mes antes de su muerte.

Poco antes había contactado con los monjes de Poblet, que le invitaron a pasar una temporada en el Monasterio.

Como devolviéndole la visita, el abad Maur Esteva acudió a Mas Pla para tener una larga conversación con él y administrarle los sacramentos.

Las últimas semanas de su vida estaba internado en una clínica de Figueres, hasta que el día 22 de abril le dijo a su amigo Josep Martinell: «Porteu-me a casa. Es l’hora d’estar al Mas». Falleció al día siguiente.

La casa pairal se llenó de condolencias y coronas de flores. Pla se habría mostrado especialmente satisfecho de ver sobre su tumba un minúsculo ramo de flores silvestres cortadas por una mano anónima en un rincón de l’Empordà.

Temas

  • LA PLUMILLA

Lea También