Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Futuro del bipartidismo

El bipartidismo no se convertirá en pluripartidismo si no se reforma la ley electoral para acentuar la proporcionalidad
Whatsapp

La crisis económica de 2009 ha puesto a prueba el régimen bipartidista, surgido de un sistema electoral, el de proporcionalidad corregida mediante la ley d’Hont, que tiende precisamente a consolidar dos grandes formaciones sin impedir la presencia de otras menores. La ocasional disconformidad de gran parte de la ciudadanía con este sistema a causa de la crisis ha dado lugar al surgimiento de dos formaciones ‘nuevas’, Podemos y Ciudadanos, que, según las encuestas, han alcanzado el cenit hacia finales del año pasado, y, tras una suave decadencia, en la actualidad representan conjuntamente según el CIS el 26,8% de los votos (frente al 53,1% de las dos formaciones bipartidistas). La recuperación del bipartidismo tiene a su favor un factor espontáneo: el voto útil, que se desprende de la dificultad de los partidos menores para conseguir representación. El bipartidismo no se convertirá en pluripartidismo si no se reforma la ley electoral para acentuar la proporcionalidad. Pero también depende de la reconciliación o no de esos partidos viejos, PP y PSOE, con sus clientelas. El bipartidismo se sobrepondrá si está atento a las reclamaciones sociales y se adapta a ellas. De lo contrario, las fuerzas emergentes continuarán creciendo y pugnando hasta cambiar el sistema electoral y el modelo democrático que nos ha traído hasta aquí. Un modelo con indudables virtudes pero también con evidentes disfunciones, que han estallado en los momentos de más debilidad.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También