Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Gerard Fuster Carulla

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

El Tour, la Vuelta, el Giro… desde hace años el aficionado al ciclismo pudo seguir las crónicas de Gerard Fuster, un gran aficionado a este deporte, fallecido ayer en Barcelona a los 83 años. En la sección de Deportes nos hacemos eco de su muerte.

Hay quien le conocía por sus más de 20 años trabajando en IQA; quien le sabía hermano de dos personalidades de renombre internacional, los doctores Valentí y Joaquim Fuster, instalados en Texas y California; y quienes le tratamos como padre del profesor Gerard, que cosechó muchos amigos en sus años tarraconenses.

Como colaborador del Diari era único. Su carácter alegre y extrovertido hizo que se sintiera uno más en Deportes. No solo enviaba sus artículos, sino que se interesaba por cada redactor como si hubiera ampliado su familia.

Como su esposa Ana Maria, hombre de fe sólida, habrá entrado ya en el Cielo… por supuesto, en bicicleta.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También