Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Ha durado poco la unidad por la igualdad

Apenas cinco días después de la mayor movilización en defensa de la mujer, los partidos se olvidan del mensaje.

 

Diari de Tarragona

Whatsapp

Tras el histórico 8 de marzo, al que todos los partidos corrieron a apuntarse para no quedar arrasados por la marea lila, vuelve la cruda realidad que impide avanzar en la igualdad de la mujer y en la erradicación de la violencia machista. El PSOE propuso ayer la celebración de un pleno monográfico en el Congreso sobre la igualdad entre hombres y mujeres en el que pedían la comparecencia del presidente Mariano Rajoy. Los socialistas acusan a los populares de maniobrar para bloquear el Pacto de Estado contra la violencia machista, y los populares sostienen que el bloqueo a los Presupuestos impide que puedan implementarse las medidas contra la violencia de género. Mientras ambos partidos andan enzarzados en estériles debates parlamentarios la realidad de las cifras nos apunta con su dedo acusador. Sólo en la demarcación de Tarragona el año pasado se registró la cifra récord de denuncias por violencia machista. En 2017 hubo 3.352 denuncias en los juzgados tarraconenses. Son más de nueve al día, un récord histórico jamás alcanzado desde 2003, cuando el Observatorio contra la Violencia Doméstica del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) empezó a recopilar datos territorializados. La interpretación positiva de estos datos permite resaltar que indican que la mujer está perdiendo el miedo a denunciar a su agresor, que se han terminado las situaciones de miedo escondido. Es el primer paso para poder desactivar a los agresores. Con sólo un ejercicio de diferencia las denuncias se dispararon un 62%. Hay que retroceder a 2008, cuando hubo 3.234 denuncias, una cifra elevada pero igualmente inferior a la más reciente. 
Es lamentable que apenas cinco días después de la mayor movilización histórica en defensa de los derechos de la mujer, los principales partidos de representación parlamentario no sean capaces de recoger el reto lanzado desde las calles de todo el país y en un ejercicio de responsabilidad política aparquen sus diferencias para luchar todos juntos contra esta lacra social.

 

Temas

Comentarios

Lea También