Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Hoja de ruta soberanista

A este paso es posible no solo que no haya independencia sino que además el nacionalismo salga severamente dañado
Whatsapp

El independentismo acaba de rubricar un pacto para delimitar una nueva hoja de ruta hacia la utópica independencia. El pacto solo ha sido rubricado esta vez por CDC y por ERC, o sea que se han desmarcado UDC, EUiA y la CUP. Y ha sido apoyado también por la Assemblea Nacional Catalana, Òmnium Cultural y la Associació de Municipis per l’independència. El pacto fija las elecciones plebiscitarias como herramienta de la autodeterminación, da diez meses de plazo para elaborar una Constitución de la República y marca un límite de 18 meses para declarar la independencia. El documento manifiesta que las elecciones del 27 de septiembre tendrán carácter plebiscitario, aunque nadie sabe bien en qué consiste esta figura, y «servirán para conocer la voluntad del pueblo catalán sobre su futuro». Para ello, «los programas de las candidaturas soberanistas han de dejar claro, como punto primero y destacado, que votarles supone un pronunciamiento favorable a la independencia de Catalunya». Ante una coyuntura tan solemne para los nacionalistas, los partidos ni siquiera son capaces de presentar un programa común y han de recurrir a un aviso mecanografiado para advertir a los electores de que su voto no responde al carácter de la convocatoria sino que esta vez significa otra cosa. Es posible que a esta paso no solo no haya independencia sino que el nacionalismo salga severamente dañado.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También