Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Imprevisión peligrosa

El Ministerio de Justicia ha puesto en manos de la abogacía del Estado la hoja de ruta soberanista. ¿Qué prevén Mas y Junqueras?
Whatsapp

La hoja de ruta soberanista firmada por CDC, ERC, Reagrupament, ANC, Òmnium y la AMI es un mero acto de propaganda para mantener vivo el proceso independentista que había entrado en decadencia como indican las encuestas. Como se sabe, el nuevo preacuerdo de «hoja de ruta unitaria del proceso soberanista catalán» prevé que si en las próximas elecciones autonómicas de septiembre se imponen las fuerzas partidarias de la independencia, el proceso de transición nacional dure un máximo de 18 meses. En ese plazo, el Parlament deberá impulsar una declaración soberanista, redactar un proyecto de texto constitucional en un máximo de diez meses, crear y poner en marcha las estructuras de Estado necesarias, abrir negociaciones con el Gobierno de España y la comunidad internacional, celebrar un referéndum sobre la nueva constitución y convocar de nuevo elecciones. Muy bien. Pero, ¿dónde se prevén los pasos que dará el Estado para impedir todo cuanto anuncia la hoja de ruta? De momento, en previsión de que su aplicación formal pudiera constituir alguna ilegalidad, el Ministerio de Justicia ha puesto el documento en manos de la abogacía del Estado que permanece «atenta y vigilante». ¿Qué piensan hacer Mas y Junqueras cuando, en el caso de llevar adelante sus propósitos, haya una actuación en defensa de la legalidad? No es una cuestión menor. A no ser que la firma no sea más que un acto de propaganda de cara a las municipales.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También