Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion Editorial

Independentismo a la baja, según el CEO

Cuando ERC propugna el objetivo de «ensanchar la base» lo hace desde el reconocimiento de la fragmentación del país. Es el mayor argumento para defender el diálogo y el pacto.

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Protesta independentista en Barcelona. EFE

Protesta independentista en Barcelona. EFE

Cualquier referencia que quiera utilizarse para calibrar el grado de apoyo a la independencia de Catalunya arroja datos similares que conducen a la misma conclusión: la sociedad catalana está divida en dos mitades y cualquier solución a la situación actual debe pasar por un reconocimiento mutuo y una voluntad de poner la convivencia por encima de cualquier imposición. El último referente es la encuesta hecha pública por el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat, nada sospechoso de abonar tesis unionistas. Según el último trabajo de esta institución, el ‘no’ a la independencia ha subido hasta el 48,8% entre los catalanes y supone casi siete puntos más que los partidarios del ‘sí’, que caen hasta el 41,9%, su valor más bajo desde junio de 2017. Bien es cierto que el sondeo ha sido realizado a partir de 1.500 encuestas efectuadas personalmente entre el 16 de septiembre y el 7 de octubre, es decir, antes de conocerse la sentencia condenatoria contra los líderes independentistas y las posteriores movilizaciones de rechazo al fallo del Tribunal Supremo. Es muy posible que si el trabajo de campo se efectuara en estos momentos el resultado del estudio no sería el mismo, pero no hay garantía alguna de que los acontecimientos posteriores no hayan incrementado el rechazo al independentismo. Los partidarios de la independencia que haya podido reclutar la sentencia del procés en algunos sectores sociales se han podido desvanecer por el cansancio y el enfado que están provocando las constantes acciones del Tsunami y los CDR, que no hacen más que perjudicar a las propias empresas del país. Los resultados electorales tampoco arrojan cifras que permitan al independentismo presumir de mayorías incuestionables. Tanto si se miran los baremos favorables al secesionismo como si se alzan los que propugnan lo contrario, el empate técnico es inalterable. Cuando ERC propugna el objetivo de «ensanchar la base» lo hace desde el reconocimiento de la fragmentación del país. Es el mayor argumento para defender el diálogo y el pacto.

Temas

Comentarios

Lea También