Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Insultar es muy feo

ANTONI COLL I GILABERT

Whatsapp
Insultar es muy feo

Insultar es muy feo

La mayoría de independentistas son enemigos de exabruptos. No creo que se sintieran cómodos oyendo a Lluís Llach llamar «cerdos» a los dirigentes de la UE que apoyaron la legalidad española.

Tampoco les gusta recordar las adjetivaciones que Torra ofreció a los españoles, o la frase con que Xavier Sala-i Martín acaba de definir a Borrell: «el ser más siniestro, sectario y malvado que nunca ha producido Catalunya».

No debería justificarse esto en que otros también insultan. Se pueden quemar fotos del Rey; se puede prometer la Constitución por el espíritu del 1-O o por el espíritu de la Navidad; se puede repetir con vengativo ingenio en cada telediario: «No podemos hablar de presos políticos». Pero, si se quiere traer aire nuevo, insultar… es muy feo.

Temas

Comentarios

Lea También