Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La claudicación de la UE

El Reino Unido se beneficia de las ventajas de la libre circulación de bienes y servicios y evita los inconvenientes de la de personas

Whatsapp

La historia es conocida: el conservador David Cameron, comprometido electoralmente con su ciudadanía a celebrar un referéndum sobre la continuidad del Reino Unido en la Unión Europea, ha chantajeado a Bruselas con el fin de obtener concesiones que le permitan ganar la consulta a favor de la permanencia frente a los euroescépticos, que abogan por el ‘Brexit’ (la salida). Y ha obtenido un importante botín que debilita gravemente el espíritu integrador de la UE y que ha sido conseguido por la puerta de atrás puesto que los seis documentos puestos sobre la mesa por el presidente del Parlamento Europeo han sido presentados como hechos consumados, tras haber sido consensuados silenciosamente para evitar el lógico escándalo que debería provocar este comportamiento en una estructura cuasi federal. Lo divertido del caso es que las concesiones de Bruselas no han impresionado a los euroescépticos, que las consideran insuficientes. La más vistosa de las dádivas a Londres ha sido la posibilidad de suspender por un tiempo los derechos sociales de los trabajadores inmigrantes en el Reino Unido o que las medidas de emergencia en la eurozona -los rescates, por ejemplo- no impliquen responsabilidad presupuestaria para los países que no están en el euro. En definitiva, el Reino Unido se beneficia de todas las ventajas de la libre circulación de bienes y servicios sin los inconvenientes de la libre circulación de personas.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También