Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

La crisis del Popular

La crisis del Banco Popular ha atrapado a pequeños inversores que verán reducido a la nada su paquete de acciones

 

Diari de Tarragona

Whatsapp

La crisis bancaria tenía todavía un escollo importante por superar: la del Banco Popular. Finalmente se ha optado por una vía dolorosa pero la más factible a tenor del grave deterioro de la entidad rescatada. La operación supone además la primera intervención del Mecanismo Único de Resolución europeo (SRB) que ha actuado con suma rapidez. Cualquier vaivén que se produzca en el sistema bancario ya no se resolverá estrictamente dentro de las fronteras de los estados sino que significará un problema comunitario a resolver desde el SRB. En el caso del Popular se ha optado por la fórmula de compra por parte del Santander al precio simbólico de un euro, lo que significa la devaluación de las acciones. Al propio tiempo, el Santander realiza una ampliación de capital por valor de 7.000 millones para abordar el saneamiento de la entidad absorbida. Con ello se garantizan los depósitos de los pequeños ahorradores, si bien el peso en pérdidas recae sobre los accionistas, entre los cuales hay muchos pequeños ahorradores que en su día fiaron sus pecunios al desafío bursátil a cambio de buenas rentabilidades. Eran tiempos de vacas gordas bancarias. Ahora ya no es el erario público quien carga con todo el peso del saneamiento sino los accionistas. Una vez superada esta fase con la depuración de activos inmobiliarios tóxicos, la entidad podrá recuperar la rentabilidad que tuvo en su día mientras el Santander refuerza su liderazgo como primer banco.

Comentarios

Lea También