Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La encrucijada socialista

Sería deseable que personalidades de la sociedad civil intervinieran en la redacción y la difusión de los programas políticos
Whatsapp

La decisión de Pedro Sánchez de dar un puñetazo en la mesa del PSM para terminar con una decadencia insoportable que amenazaba la recuperación de todo el partido era indudablememte arriesgada porque, de forma inevitable, encerraba una profunda contradicción: Tomás Gómez fue criticado por muchos por no haber auspiciado unas verdaderas primarias abiertas, con tiempo y generosidad suficientes, para designar al candidato a la presidencia de la comunidad de Madrid, y ahora es descabalgado para ser sustituido por un líder que no se someterá a primarias. No es extraño que los partidarios de Gómez, con Valcarce a la cabeza, hayan puesto de manifiesto el contrasentido y exigido al menos elegir al sucesor. En definitiva, este golpe de efecto resolutivo y probablemente necesario terminará sometiéndose al shakespeariano criterio del ‘bien está lo que bien acaba’. Si la operación cuaja, si Gabilondo acepta con un considerable consenso la cabecera del cartel, y sobre todo si consigue un buen resultado en las elecciones, Pedro Sánchez saldrá fortalecido del envite, e incluso le permitirá mantener un ten con ten psicológico con Susana Díaz. Si la operación resulta, Pedro Sánchez debería repetirla en el terreno de las ideas y de los proyectos. Sería deseable, en fin, que también personalidades de la sociedad civil -de la economía y de las humanidades- intervinieran en la redacción y la difusión de los programas políticos por especialidades.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También