Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La política gana a la antipolítica.Los ciudadanos han estado a la altura de la cita, ¿lo estarán los elegidos?

Leer el mensaje y actuar. Los ciudadanos han marcado el territorio del diálogo para solucionar el conflicto catalán. Los partidos deben responder con seriedad y responsabilidad ante el claro encargo recibido

Javier Pons

Whatsapp
griselda.jpg

griselda.jpg

Acudo a la escritura del artículo de este mes beneficiándome de un pequeño truco que espero los lectores del Diari me perdonarán.Escribo la primera parte en este momento en México cuando es Sábado y se encuentra el país en plena jornada de reflexión. Cuando aterrice el lunes escribiré la segunda parte con los datos electorales en la mano.

Aunque no creo que tengamos un panorama clarificado a esas alturas, prefiero hacer ese ejercicio para valorar la campaña sin saber los resultados, completando después mi reflexión con los escaños asignados. Porque esta campaña ha sido de las más negativas que hemos vivido en esta joven todavía democracia, demostrándose que la ansiada fragmentación del espectro electoral no conlleva una mejora de la calidad democrática del país. Hemos tenido que presenciar como cuatro de los cinco candidatos se enfrascaban la mayor parte de la campaña (de la precampaña ni hablo) en una vacía discusión sobre qué tipo de debate tenían que enfrentar en la recta final. Otro claro síntoma de degradación democrática es la falta de un calendario marcado por ley con los debates asignados (cuantos más y más completos mejor). En todo caso, otra ocasión perdida para profundizar en los programas y distraernos a los «estúpidos ciudadanos» con peleas de barro al más claro estilo Trump.Uno de ellos, Pablo Iglesias (cuyo partido no es santo de mi devoción) ha sido el único que se ha salvado de la quema en la contienda española aunque salía con un crédito negativo (el póster de vuelve) poniendo blanco sobre negro lo que estaba pasando: los políticos nos siguen tomando por tontos y tomándonos literalmente el pelo. Primero nos aturden a gritos con engaños sobre Torra arriba o Torra abajo y después se lanzan a degüello, uno a defender su precario legado de diez meses (Sánchez) y los otros dos a mentir, difamar y demostrar que son más chulos que un ocho (Rivera y Casado).
Todo con un telón de fondo verde «bilis» en el que unos supuestos patriotas se lo han pasado en grande amenazando a todos nosotros con diversas propuestas a cual más disparatada.

Iglesias, didáctico

Iglesias que comenzó la carrera un poco flojo, ha recuperado posiciones a través de un planteamiento respetuoso con los electores ciudadanos en el que ha intentado ser didáctico. Menos el truquito del librito de la Constitución del primer debate en el que parecía querer presentarse como un hombre de estado más fiable que Casado y Rivera en cuanto a constitucionalista, se mantuvo en un tono didáctico en las formas y en el fondo intentando plantear sus propuestas programáticas. 

Es verdad que en todo el discurso había un cierto olor a querer hacer imprescindible su presencia en un hipotético gobierno de izquierdas para que no acabe siendo descafeinado pero habló de cuestiones que de verdad nos preocupan a algunos que defendemos los logros sociales conseguidos hasta la fecha: pensiones, educación, sanidad, justicia social, paridad y regeneración democrática. Y en Catalunya ha sido el único en plantear la necesidad de un referéndum que dé la opción a los que se sienten españoles y a los que no a manifestarse a través del voto que es el mejor aliado de la democracia.

Veremos si al final vivimos en un país donde los «forofos» que piden caña y agredir al diferente ganan sobre los que quisiéramos avanzar en las condiciones que nos han destacado como uno de los países donde mejores condiciones sociales existen.
Lunes, 9 de la mañana. Los ecos de la noche siguen sonando. Las urnas han hablado y han dejado claro algunas cosas: que la mayoría de los españoles está más por la política que por la antipolítica y que respecto a Catalunya está más por el diálogo que por planes cortroplacistas pero más contundentes como los que han esgrimido en la campaña los partidos de la derecha española.

Récord de participación 

En Catalunya ha crecido el independentismo y los partidos constitucionalistas prodiálogo en un escenario récord de participación donde nadie ha querido quedarse en casa: pero analizando el voto destaca el hecho de que Esquerra ha ganado sus primeras elecciones al Congreso haciendo una campaña más moderada y abierta a soluciones más allá del unilateralismo. Por otra parte, el PSC con su propuesta de sentarse en la mesa a buscar avances ha acogido a todos aquellos que hartos de la situación quieren avanzar sin bloqueos. 

Los mensajes a nivel de España y Catalunya han sido claros. Ahora toca a los partidos sentarse en una mesa y cumplir con su obligación de aportar las soluciones (ahora ya inaplazables) que los ciudadanos merecen. Unos ciudadanos que se han dado cuenta de la transcendecia de la cita y que han estado a la altura. Ahora les toca a ustedes.


* Periodista. Javier Pons inició su carrera en Radio Reus. Ha sido director de “El Terrat”, director de TVE y CEO de Prisa Radio. Actualmente dirige la productora Globomedia (Mediapro).

Temas

Comentarios

Lea También