Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La salvación de un genocida

Antoni Coll

Whatsapp

Durante la Guerra de los Balcanes se hicieron célebres dos personajes: el presidente Karadzic, un psiquiatra loco, y un militar, Mladic, responsable de unos 10.000 asesinatos, entre ellos 8.100 en Srebrenica. Unos 40.000 musulmanes se habían refugiado en esta ciudad bosnia. Fueron separados los hombres y llevados a fosas donde les acribillaron a balazos o arrojándoles granadas.

Mladic ha sido condenado a cadena perpetua. Ha salvado su vida gracias a la Unión Europea, que determinó la abolición de la pena de muerte como un rasgo innegociable. 
Se puede preguntar: ¿no resulta exagerado prohibir aplicarla a un genocida autor de masacres tan enormes? ¿Merece respeto una vida así?

Es por respeto propio, a sus creencias, que la UE se prohibió a sí misma aplicarla.

Temas

Comentarios

Lea También