Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La silla vacía

Antoni Coll

Whatsapp

Liu Xiaobo ha muerto por un cáncer contraído en prisión en China, cuyas autoridades le negaron permiso para ser tratado en el extranjero. En 2010 ya le habían negado ir a Oslo a recoger el Nobel de la Paz.

El comunismo se repite. En 1958, Kruschev negó el permiso a Boris Pasternak para acudir a recibir el Nobel de Literatura. Un caricaturista americano ganó un Pulitzer por un dibujo del autor de El Doctor Zivago en un goulag de Siberia diciendo a un compañero: «Yo estoy aquí porque gané el Premio Nobel. ¿Cuál fue tu crimen?». En lugar de ello, Kruschev escribió un texto en el que le llamaba «peor que cerdo».

En 1975, Breznev impidió al físico nuclear Andrey Sajarov recoger el Nobel de la Paz. 
Las dictaduras carcelarias –también la de Birmania en el caso de Suu Kyi, o la de Sudáfrica cuando Nelson Mandela– no pueden evitar, sin embargo, el testimonio acusador de la silla vacía.

Temas

Comentarios

Lea También