Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Los Jordis, un año en prisión

El conflicto en Catalunya amenaza con cronificarse si no se avanza en una solución política que resuelva el problema

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Concentración en Bruselas para pedir la libertad de los Jordis. JOSÉ VILLALGORDO (EFE)

Concentración en Bruselas para pedir la libertad de los Jordis. JOSÉ VILLALGORDO (EFE)

Las entidades Òmnium y la ANC convocaron anoche en Barcelona una numerosa manifestación al cumplirse un año del encarcelamiento de sus máximos dirigentes Jordi Cuixart i Jordi Sánchez. En el transcurso de la concentración reclamaron unidad al independentismo y avisaron que no aceptarán ninguna condena a los «presos políticos». En el acto organizado bajo el lema de «Un año de vergüenza, un año de dignidad», el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha explicado que los Jordis le han transmitido «un mensaje de dignidad y firmeza» desde la cárcel, «y es que aquí -ha dicho- nadie pide perdón ante un Estado que solo busca venganza» y que «ha cometido uno de los ataques más vergonzosos que se puede cometer, que es utilizar el miedo y la violencia contra la disidencia».  Según el vicepresidente de Òmnium, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le costará «vender el diálogo» cuando «su fiscalía quiere acusar a los presos políticos con penas de prisión» porque «esto no es diálogo, es la misma respuesta que siempre ha dado el Estado a Cataluña, imposición y venganza». La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha calificado como de «ignominia» el año de encarcelamiento de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, y ha reprochado a la fiscalía que «se invente delitos falsos» y que les someta «a una criminalización vergonzosa». Según Paluzie, los tribunales europeos que ya se han pronunciado sobre las demandas de extradición presentadas contra los líderes independentistas que residen en el extranjero «han evidenciado que las acusaciones de los jueces españoles son una farsa». El clima de tensión no para de crecer mientras discurre el tiempo con los líderes independentistas encarcelados y se acerca la fecha del juicio. Vamos de episodio en episodio, a cual más enrarecido, sin que por ahora se haya visto ningún avance de diálogo en busca de una solución. Si no surge la iniciativa política creíble vamos hacia una cronificación de la situación en Catalunya con la grave amenaza que ello supone.

Temas

Comentarios

Lea También