Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los amigos de Putin

José M. de Areilza

Whatsapp

Putin es un hiper-nacionalista que cree en el destino histórico de Rusia, el cual reclama el control de una parte considerable de su actual periferia. Así lo ilustran la anexión de Crimea y el conflicto que ha desatado en el Este de Ucrania. En su manera de pensar, ser o no ser parte de su comunidad no es algo que dependa de la voluntad de los ciudadanos de un país: se nace formando parte de esta realidad orgánica, un concepto permanente y resistente a los cambios históricos. Putin ha recuperado esta idea para restaurar el orgullo herido de Rusia tras asistir a la caída del imperio soviético y sobre ella ha construido su régimen autoritario. Aspira a ser respetado como líder de una gran potencia y cultiva una imagen de hombre de acero y de macho alfa, eficaz con parte de sus conciudadanos. Lo asombroso de los tiempos que corren es que en Estados Unidos y en Turquía surgen señalados fans e imitadores de Putin. Donald Trump no oculta su simpatía por el ruso. Al igual que él, piensa que la democracia norteamericana no funciona y que el país necesita un gran líder, que proteja la seguridad y los intereses nacionales a base de agallas, intuición y bravura. En Turquía, su presidente Recep Tayyip Erdogan también se desliza hacia esta versión de líder autoritario y hombre providencial. Las extensas purgas que ha puesto en marcha a los minutos de sufrir un golpe de Estado tienen como objetivo reforzar su control personal sobre la justicia, la policía, el ejército y la educación. Su discurso paternalista, de protector de su pueblo frente a sus enemigos dentro y fuera de sus fronteras, recuerda a las declaraciones de Putin para justificar la represión y el atropello de las libertades. Turquía es un país clave para el mundo occidental por muchas razones, desde la resolución del conflicto de Siria al control de las avalanchas de refugiados. Pero Putin no para de hacer amigos y el jefe del Estado de este miembro de la OTAN se halla cada vez más cómodo emulando y procurando la cercanía de su vecino del norte.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También