Más de Opinión

Los creyentes

Cerca de 200 personas resisten al frío en Tarragona para dar apoyo a Homs. La juventud brilló por su ausencia en la protesta

Xavier Fernández

Whatsapp
Un momento de la protesta, que tuvo lugar junto a la Subdelegación del Gobierno español. FOTO: LLUÍS MILIAN

Un momento de la protesta, que tuvo lugar junto a la Subdelegación del Gobierno español. FOTO: LLUÍS MILIAN

La política catalana y española han entrado en un bucle sin fin. Las concentraciones de protesta, como las de ayer en Madrid y Tarragona, suceden o anteceden a los tribunalazos y nuevos juicios incitan más concentraciones.

Los argumentos se repiten hasta la saciedad y cansan mucho. Sólo los muy creyentes –o los que les va el sueldo en ello, como los cargos públicos– aguantan el absurdo en que vive un Gobierno español empeñado en cerrar los ojos. O la manipulación de un partido, CDC –por mucho que se disfrace siempre será la CDC de Jordi Pujol– que trata de ocultar sus miserias bajo un vergonzoso victimismo.

Creyentes de buena fe fueron las cerca de 200 personas –siendo generoso en las cuentas– que se concentraron ayer junto a la Subdelegación del Gobierno español en Tarragona. Lucían esteladas y pancartas que rezaban «Tots som 9N», «Simplement democràcia», «No tinc por»... A uno de los carteles le sobraba texto o le faltaba cartón: «Quere votar», decía.

Quizá fueron el frío, la resaca del Carnaval o un solemne aburrimiento los factores que provocaron que no se viera a un solo joven entre los asistentes, con la excepción de la portavoz de la CUP en el Ayuntamiento de Tarragona, Laia Estrada.

La concentración fue como un déjà vu con el argumentario archiconocido para uso ‘indepe’: Mas, Homs y compañía son los Héroes de la Causa, los pérfidos peperos manipulan la Justicia en su favor y judicializan la política, la persecución desde el centralismo no cesará, los catalanes somos unos incomprendidos, falta diálogo, etc etc etc.

Hubo algún toque de actualidad, eso sí, como el que aportó Carles Xavier Gómez, coordinador de la ANC en Tarragona: comparó la ligerísima y escandalosa sentencia contra el Cuñadísimo –Iñaki Urdangarín– y la infanta Cristina con los tres años y medio que le han caído «a un chico de Mallorca por cantar una canción». El «chico» en cuestión es el rapero mallorquín Miguel Arenas Beltrán, ‘Valtonyc’, que insultó a la Corona y alabó al Grapo y a ETA en una de sus melodías.

La unidad del bloque soberanista se mostró en que el comunicado de apoyo a Homs lo leyeron a medias Laia Estrada, Albert Abelló (portavoz de CDC) y Pau Ricomà (de ERC). Estrada no se privó de lanzarle un puyazo al diputado de Junts pel Sí Jordi Sendra: «Yo quiero que juzguen a los de CDC por el 3%, no por esto». Sendra replicó raudo: «Pues que lo demuestren».

Sendra, creyente donde los haya, había estado por la mañana en la concentración de Madrid. «Hoy es un día triste, pero ver a gente que ha ido a Madrid desde Tarragona a apoyar a Homs te llena de orgullo. Con ellos iremos a cualquier parte», presumió. Quizá. Creyentes no faltan.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También