Los culpables

Ojalá no haya ningún incidente mañana, pero si lo hay el principal responsable será Rajoy

Xavier Fernández

Whatsapp

Ojalá mañana no haya ningún disturbio. Ojalá todos hagan caso de los llamamientos a la calma hasta de los ‘radicales’ de la CUP. Ojalá todo sea tan festivo como al menos hasta ayer noche, con encierros para maratones de ‘piedra, papel, tijera’, observaciones de estrellas o conciertos de ukelele. Ojalá podamos votar, aunque no sea un referéndum como nos hubiera gustado. Ojalá los Mossos sigan practicando el dificilísimo juego de obedecer al mandado de Rajoy, es decir, al fiscal general, al tiempo que evitan aporrear a los ciudadanos que expresan su opinión. Ojalá que los catalanes, pese a que nos repriman, sigamos regalando flores a los guardias civiles y policías nacionales. Ojalá nos podamos cachondear – ¡viva el sentido del humor!– de las urnas que se ha sacado de la manga la Generalitat. Más que urnas, parecen fiambreras gigantes o cajas para guardar los cachivaches sobrantes.

Ojalá todo transcurra en paz y los catalanes demostremos, una vez más, que hablamos alto y claro, pero sin levantar la voz. Ojalá. Pero si hay algún incidente los principales culpables –que no los únicos– serán Mariano Rajoy y sus secuacescomo García Albiol. 

La ceguera, sordera y escasa inteligencia política de ‘Mariano-no-doy-una’ nos han llevado hasta aquí. El fanatismo y verborrea de Albiol contribuyen a crear aún más tensión. Ayer calificó de «fanáticos y radicales» a los padres que «utilizan a sus hijos menores como escudos humanos para fines políticos». Sí, sí, tal cual: «escudos humanos».

También serán culpables todos los servidores de la Causa Represora, como los que han cerrado el espacio aéreo el domingo para que no se puedan captar imágenes aéreas de las manifestaciones. Eso es censura.

También serán culpables comentaristas de TV3 pasados de vueltas como Empar Moliner, especialista en quemar constituciones españolas. Y Puigdemont, por empecinarse en negociar sí o sí el referéndum y no admitir otras posibilidades. O los que califican de «traidores» a los equidistantes y les lanzan amenazas como hizo ayer la cupaire Mireia Boya. Ojalá me coma este aguijón porque no haya culpables y todo transcurra en paz.

Temas

Comentarios

Lea También