Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Madrid Club de Fútbol

Rafael Servent

Whatsapp

Hasta cuatro años de cárcel es lo que insiste en pedir el Real Madrid Club de Fútbol al administrador de la marca de ropa 198, que se vende por Internet y que tiene una pequeña tienda en el barrio madrileño de Malasaña, zona cero del hipsterismo en esa ciudad, por un presunto delito contra la Propiedad Industrial. Resulta que la gente de 198, que se ha hecho un hueco como una de las marcas de referencia de los modernos mesetarios con veleidades podemitas (no confundir con los modernets con toques indepes, que prefieren decantarse por otras marcas más nostrades aunque ya en curva de descenso), sacaron una camiseta de un ficticio Madrid Club de Fútbol con una bandera española republicana en la espalda y un lema en la manga contra el fútbol como negocio.

Se ve que al Real Madrid Club de Fútbol (el real y monárquico, no el ficticio y republicano) esto de la camiseta con la marca que luce a veces Pablo Iglesias –pero también grupos como Barricada, Ska-P, Obrint Pas o los O ‘funk’ illo (que hacen «funky andaluz embrutessío»)–, pues no les ha hecho mucha gracia. Acaban de recurrir la sentencia del juez que les dijo que, aunque la policía decomisase la friolera de 66 camisetas de algodón fabricadas en España (porque no quieren prendas de países en los que se vulneran los derechos laborales), pues que está bastante claro que se trata de una ficción para modernos de Malasaña y no de una copia destinada al ‘top manta’, y que además el Real Madrid Club de Fútbol no tiene la marca ‘Madrid’. A ver cómo acaba.

Dicho lo cual: ¿De verdad no hay mercado para una marca 714 del barrio de Gràcia con algo que decir sobre Qatar?

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También