Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más difícil todavía

El proyecto de penalizar a las clases medias sólo favorece las actitudes fascistas
Whatsapp

El simpático y revulsivo partido llamado Podemos ha perdido muchas simpatías al ofrecer su programa. Le iba mejor cuando lo ocultaban, pero ha llegado del momento de dar la cara, con el inevitable riesgo de que se la partan los de dentro o los de fuera. Sus 215 propuestas, a cual más realista y más irrealizable, no acogen la implantación de la renta básica universal ni el impago de la deuda, pero sigue aspirando al rescate ciudadano. Al parecer, el folleto explicativo lo coordinó Monedero, que abandonó la organización hace una semana después de distanciarse de su inseparable Errejón. En el circo nacional o faltan acomodadores o sobran payasos. Están volviendo majara a medio mundo, que aún no padecía esa dolencia o bien la disimulaba mejor. El vocablo proviene del latín, donde significaba mísero, pero ahora majara equivale a chiflado. El partido del combativo Pablo Iglesias no va a concurrir con su propia marca a las municipales y sus iniciativas se restringen a las autonómicas. Con eso se ahorraría convencer a la gente de que es necesaria una nueva batería de impuestos para que la llamada renta de inserción se iguale al salario mínimo interprofesional. Es verdad, como afirma Iglesias, que las cosas se habían puesto muy fáciles para los golfos y para los sinvergüenzas, pero no está muy claro que para corregir esa situación haya que ponérselas más difíciles a las personas decentes.

El proyecto de penalizar a las casi extintas clases medias sólo favorece las actitudes fascistas, ya que la posible definición de ese movimiento que surgió contra la dictadura del proletariado es la dictadura de la clase media. Creer que quien gane más de 4.000 euros al mes es un potentado es una exageración. Fracasado el intento de repartir la riqueza, algunos tratan de repartir lo más equitativamente la miseria. Es más fácil porque hay para todos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También